Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navratilova, sobre el ‘caso Williams’: “Hay doble rasero”

La mítica extenista habla de desigualdad a la vez que censura la actitud de Serena, mientras diversas compañeras y el estamento principal del circuito la apoyan: “No debe haber diferentes estándares”

Serena Williams increpa al árbitro durante la final.

Sellado el torneo, Serena Williams no dejó más pistas desde que protagonizase la polémica con el juez Carlos Ramos el pasado sábado, durante la final que perdió ante la joven Naomi Osaka. El debate en torno a lo que ocurrió, sin embargo, no solo colea sino que cobra más y más fuerza y cada una de las partes sigue manifestándose: organismos, tenistas y leyendas, como por ejemplo Martina Navratilova. La campeona de 18 grandes ha expresado este lunes su opinión sobre el asunto a través de una carta publicada por The New York Times, en la que la extenista, de 61 años, respalda la teoría de la WTA y también señala que existe un doble rasero para calibrar los comportamientos de los profesionales sobre la pista; pero, a la vez, Navratilova indica que la reacción de Williams fue desproporcionada y estuvo fuera de lugar.

“Serena tiene algo de razón. Hay un doble rasero para las mujeres cuando se trata de cómo se castiga el mal comportamiento (y no solo en tenis), pero en su protesta contra el umpire (el árbitro) en parte no tiene razón”, arranca el texto. “Patrick Mouratoglou estaba usando ambas manos para indicarle a la Sra. Williams que avance”, precisa, “y aunque si bien es cierto que el coaching —dar instrucciones desde el banquillo, prohibido por el reglamento— es bastante común, el jugador es responsable de la conducta de su entrenador. Y en realidad es irrelevante si el jugador vio o escuchó las instrucciones que se le dieron; de cualquier manera, sigue siendo una infracción”, prosigue en el escrito.

“Vale la pena señalar que la Sra. Williams tiene la piel curtida cuando se trata de este torneo en particular [alude entonces a tres episodios similares en 2004, 2009 y 2011]. Si, de hecho, los hombres son tratados con una varilla de medir diferente por las mismas transgresiones, esto debe ser examinado a fondo y debe ser reparado (…) Necesitamos echar un vistazo a nuestro deporte sin lentes de color rosa y eliminar cualquier inconsistencia y prejuicio que pueda existir. El tenis es un deporte muy democrático y debemos asegurarnos de que siga siendo así. Pero también necesitamos que los jugadores, como individuos, se comporten con respeto por el deporte que tanto amamos. Porque todos esperamos con ansias el próximo partido entre la Sra. Williams y la Sra. Osaka”, concluye Navratilova.

El respaldo de la WTA

Por otra parte, este lunes volvió a pronunciarse mediante un comunicado la WTA, el organismo que rige el circuito femenino. Y en él, su presidente ejecutivo, Steve Simon, apoyó la teoría sexista esgrimida por Williams tras ser sancionada por su comportamiento antideportivo en la final, infringiendo hasta tres normas del código conductual. “La WTA cree que no debe haber diferencias en los estándares de tolerancia provistos a las emociones expresadas por los hombres frente a las mujeres y se compromete a trabajar con el deporte para asegurar que todos los jugadores sean tratados de la misma manera. No creemos que esto se haya dado la pasada noche”, afirmó Simon en una nota en la que no alude en ningún momento al desprecio de la tenista hacia el juez portugués.

Igualmente se manifestaron algunas jugadoras como la bielorrusa Victoria Azarenka, amiga de Williams. “Si esto no fuese un partido de chicos, esto no hubiera ocurrido. ¡Vamos Mamá!”, tuiteó. “Serena es una campeona y no se merece esto”, agregó la francesa Kristina Mladenovic. “Lo siento mucho por ella, pero seguro que la veremos con un trofeo pronto”, se unió la extenista italiana Flavia Pennetta.

La Federación Internacional defiende a Ramos

Hasta ayer, ningún estamento oficial había salido en defensa del juez de la final femenina, el portugués Carlos Ramos, de 47 años. Sin embargo, la Federación Internacional de Tenis (ITF), instancia de la que depende el arbitraje, respaldó la actuación del luso a través de una nota oficial publicada este lunes.

“Carlos Ramos es uno de los árbitros más experimentados y respetados en el tenis. Sus decisiones estuvieron de acuerdo con las reglas pertinentes y fueron reafirmadas por la decisión del US Open de multar a Serena Williams por sus tres faltas [coaching, romper una raqueta e insultos]. Es comprensible que este incidente pueda provocar un debate. Al mismo tiempo, es importante recordar que Carlos Ramos asumió sus funciones como árbitro de acuerdo con el reglamento correspondiente y actuó en todo momento con profesionalismo e integridad”, manifestó la ITF.

Más información