Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ponsson, un novato en la selva de MotoGP

Un piloto francés de 22 años sin experiencia en el Mundial cubre la baja de Rabat

Christophe Ponsson, en los primeros libres del GP de San Marino. Ampliar foto
Christophe Ponsson, en los primeros libres del GP de San Marino. ZUMAPRESS

Christophe Ponsson (Lyon, Francia; 22 años) es piloto y compite con una Yamaha derivada de serie en la categoría de Superstock 1000 del Campeonato de España de Velocidad (CEV). No se cuenta entre los favoritos, no tiene mucha experiencia, ni un poblado palmarés. Pero ha tenido la oportunidad de su vida y la ha cazado al vuelo. Ayer se subió por primera vez en una MotoGP. Fue en el circuito de Misano, la pista estrecha, muchas curvas (16) y un par de complejos cambios de dirección, en la primera jornada del gran premio de San Marino. “He tenido que aprender muchas cosas en muy poco tiempo”, decía.

Terminó el último. Lo hizo a 5,9 segundos del más rápido, Dovizioso, que marcó un tiempo de 1m 32,198s. Eso obligaba al debutante a dar al menos una vuelta al circuito en 1m 38,652s para cumplir con el reglamento. La norma dice que, para poder clasificarse para la carrera, un piloto debe, como mínimo, igualar el 107% del tiempo de clasificación del más rápido. Él acabó a 1m 38,154s, de modo que cumplió con su objetivo. Por los pelos, claro. Y de momento, pues este sábado deberá someterse, de nuevo, a ese 107%.

Y no pudo evitar el debate. “Es peligroso. Pobre, él no tiene ninguna culpa... Pero creo que se tendría que limitar un poco más. Cuando vamos todos a la misma velocidad sabes dónde va a frenar el otro, qué trazada va a hacer, pero cuando no has cogido nunca una MotoGP tienes que entender la moto, las líneas, la electrónica”, señalaba Márquez. “Yo la primera vez que cogí una MotoGP iba perdido, no sabía dónde frenar. Y ahí es donde es peligroso. Me lo he encontrado y frenaba en sitios que no te esperas, de hecho, me he tenido que salir de la pista”, añadía. “No puede ser que un piloto ruede ocho segundos más lento por falta de experiencia, no solo no sabe cuándo frenar, sino que le faltan los conceptos más primarios”, apuntaba Lorenzo.

Ponsson, en el box del Reale Avintia. ampliar foto
Ponsson, en el box del Reale Avintia.

La llegada de Ponsson al paddock de MotoGP ha sido accidental. La terrible lesión que sufrió Tito Rabat el sábado del gran premio de Gran Bretaña, finalmente cancelado por el estado de la pista, obligó a su equipo a buscar un sustituto, pues la baja del español —se recupera de las múltiples fracturas en la pierna— durará más de dos carreras, el mínimo que puede quedarse una moto sin dueño en el box. Tras explorar diversas opciones, todas inviables, el Avintia Racing optó por dar a su otro piloto, Xavier Simeon, la Ducati GP17 de Rabat, y la moto del belga al francés. Ponsson reside en Andorra y, algunas veces, sale a entrenarse con Rubén Xaus, ex piloto de MotoGP y asesor deportivo en el equipo español. Él fue en enlace.

En poco más de una semana, el chico ha pasado de ver por la tele a sus ídolos a compartir escenario con ellos. Ha ido todo tan rápido como esa moto con la que trata de entenderse en Misano. “Es girar la cabeza y la moto se va en esa dirección”, relata. A las 8.45 de la mañana del mismo viernes, apenas una hora antes de montarse en esa potente máquina, de descubrir lo que le costaría entender los frenos de carbono o la rigidez de la Ducati, estaba en la preceptiva sesión de fotos con Dorna, organizadora del Mundial. A las 9.00 pasaba la verificación de equipamiento, con un logo personal improvisado, por cierto, que él en el CEV no tiene de eso. “Tenemos un dorsal amarillo y encima ponemos el número”. Así que fue el equipo el que le hizo un diseño que ya luce en su moto. Con el 23 estaba en la pista a las 9.55. “Emocionado y acojonado a partes iguales”, indican en su equipo. Lento. ¿Pero qué creían?

Más información