Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi: “El Madrid es menos bueno sin Cristiano”

El 10 azulgrana elogia los fichajes y la apuesta del Barça por la cantera y declara que ya “toca ganar la Champions”

Messi, tras uno de sus goles ante el Huesca. Ampliar foto
Messi, tras uno de sus goles ante el Huesca. EFE

Aun siendo siempre Leo Messi, reconocible dentro y fuera de la cancha, el jugador del Barça se reinventa cada temporada con independencia de las consideraciones y premios que merezca su fútbol. Excluido de la última lista del The Best elaborada por la FIFA y acabado el Mundial, renunció a la selección argentina y ahora se entrena con su equipo en las fechas FIFA; ejerce de capitán del FC Barcelona con parlamentos motivadores como el de la presentación (“mentalmente estaba preparado para hablar”, asegura, “pero el discurso no estaba hecho; dije lo que siente el barcelonismo”); continúa marcando goles (4) y dando asistencias (2), así como concediendo penaltis a su amigo Luis Suárez; parece menos egoísta y más sociable que antes, e incluso concede alguna entrevista, la última a Sonia Gelmà y Ricard Torquemada para el programa Tot Costa de Catalunya Ràdio.

“¡Ya toca, ya toca!”, repite cuando se le pregunta por la obsesión azulgrana por ganar la Champions. “Tenemos que apuntar a ello como club, como equipo, como vestuario y como plantilla”, argumenta. “Tenemos un plantel espectacular para competir y luchar por la Copa de Europa. No hablamos por hablar”. El delantero argentino está entusiasmado con las cuatro nuevas incorporaciones: Arthur, Lenglet, Malcom y Vidal. “Los que vinieron son muy buenos. Me gustaron todos los fichajes que hizo el club. Si tengo que decir un nombre, digo el de Arthur. No le conocía personalmente y me sorprendió. Salvando las distancias y sin querer entrar en comparaciones, su estilo es muy parecido al de Xavi porque quiere tener la pelota, sabe darla, no la pierde, juega cortito y seguro. Tiene el estilo de los jugadores de acá. Agarró rápido nuestra manera de jugar”.

También le agrada Arturo Vidal porque, asegura, "es de ese tipo de jugadores que ayudan mucho en un equipo acostumbrado a defender con la pelota, a la posesión. Es importante tenerlos. Trabaja mucho. Cada vez pesa más lo táctico, lo físico, las dos líneas de cuatro muy cerraditas, sin espacios, y los partidos se hacen más aburridos, como se vio en el Mundial. Y nosotros siempre somos los más chicos de todos en la Champions. Así que es bueno tener jugadores de este estilo”. Y advierte que el deseo de reconquistar el trofeo que no se logra desde Berlín 2015 no será fácil “porque todo está más igualado. Hay clubes con mucho dinero y muchos equipos que compiten por ser los mejores: los dos de Manchester, el Chelsea, el Madrid, nosotros, PSG, Italia. Y el jugador se maneja más por el dinero que por el club; no es como antes sino que el que más pone es el que se lo lleva”.

Admite Messi que al Barça se le “escaparon algunas Champions” o que “podríamos tener alguna más”, y recuerda las eliminatorias libradas contra el Chelsea y el Inter en tiempos de Guardiola. “No se dieron por pequeños detalles después de ser superiores a los rivales. La peor de todos fue la última por cómo se dio el partido, porque no nos metimos ni supimos reaccionar cuando las cosas se pusieron feas. La Roma nos metió dos goles sin hacer nada prácticamente. Son ya tres años seguidos quedando fuera. Esta vez lo podemos hacer”, insiste en la querencia por la Champions. Intuye en cualquier caso que el actual campeón, el Madrid, volverá a aspirar al título: “Es uno de los mejores equipos del mundo, por jugadores y por plantilla, aunque la salida de Cristiano hace menos bueno al Madrid y por otra parte convierte en claro favorito a la Juve. CR fue a un equipo muy bueno”.

“Me sorprendió”, reitera cuando se le repregunta por Cristiano Ronaldo. “No me lo imaginaba fuera del Madrid ni que se iba a ir a la Juve. Había muchos equipos con los que se le vinculaba y no salía la Juve”. No tiene opinión en cambio sobre la decisión de Griezmann de rechazar la oferta del Barça y renovar por el Atlético: “No viví el tema del show televisivo. Cada uno mira por su bien, y si decidió quedarse es decisión suya. Hay que pensar en los que vinieron, plantearnos nuevos objetivos, no mirar atrás” Y, en este contexto, aboga por la cantera después de que salga el nombre de Riqui Puig: “Hizo una pretemporada espectacular y se entrena con nosotros. Es bueno que el club vuelva a confiar otra vez en la cantera; este tipo de jugadores se habían perdido en los últimos años. Los chicos cuando entran en el vestuario lo hacen más sueltos”.

Apuesta el delantero azulgrana por cumplir el contrato con el Barça, que acaba en 2021, y quedarse a vivir en Barcelona. “Acá hice mi vida, lo tengo todo desde los 13 años, mis hijos nacieron en Cataluña. No tengo ninguna necesidad de irme a ningún otro lado. Estoy en el mejor equipo del mundo y la ciudad si no es la mejor es de las mejores”. “No sé qué haré, dónde voy a terminar”, prosigue. “Cuando llegue el momento de dejar el fútbol, seguramente me dedicaré a algo que me llene; lo descubriré más adelante. La idea es quedarme a vivir acá; estamos fenomenal, Thiago tiene a su grupo de amigos. Mateo habla el catalán mejor que él; yo lo hablo con ellos y lo podría hablarlo más pero prefiero mantenerlo así”.

Quizá porque es consciente de que el futuro sin Messi atormenta al barcelonismo, el jugador asegura a sus 31 años: “El club puede estar tranquilo. Debe apostar por la cantera, seguir sacando jugadores porque fichajes importantes siempre vinieron toda la vida. Ahora me veo jugando hasta que termine mi contrato; luego ya hablaremos si estoy para seguir o no”. El 10 disfruta de su condición de capitán: “Es un orgullo, aunque no cambia mi manera de actuar, pues ya era un grupo de capitanes y siempre me sentí identificado con todos; crecí con los de la casa, con Puyi, con Xavi y con Andrés Iniesta, con quien seguramente tengo más similitudes”. Messi siente de todas maneras que con la edad ha disminuido su egoísmo: “Me gusta hacer goles, pero ya no estoy obsesionado. Prefiero dar asistencias, aunque si lo meto yo tampoco está mal”.

Aparentemente ser padre de tres hijos ha dulcificado la imagen competitiva de Messi. Una falsa sensación si se atiende a sus explicaciones. “Me lo tomo de otra manera cuando pierdo desde que nació Thiago”, afirma, primero, para después añadir: “A Thiago, el mayor, le empezó a gustar el fútbol y a seguirme en el Barça y la selección. Sabe que no se puede hablar del tema después de una derrota o un golpe duro. Yo soy de calentarme por cualquier juego, aunque a veces dejo ganar a mis hijos”. La condición de capitán ha aumentado sin duda su determinación por intentar ganar la Champions. Messi, antes llamado “el presidente” por sus compañeros, se siente más amo que nunca del Barça.