Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El endeudado Valencia cierra el fichaje de Guedes, el más caro de su historia

La cifra puede ascender a los 50 millones y es todo un misterio cómo el club afrontará el pago

Gonçalo Guedes y Peter Lim.
Gonçalo Guedes y Peter Lim. EFE

Gonçalo Guedes, sonrisa de niño y fútbol desbocado, ha cumplido un sueño. Envuelto en la incertidumbre respecto a su futuro y orillado como un mueble viejo en el lujoso vestuario del París Saint-Germain, el potro portugués jugará donde quería. Sus carreras, quemando rueda, volverán a pegarle fuego a la banda izquierda de Mestalla. Desde que en mayo se marchó concentrado con Portugal para jugar el Mundial de Rusia siempre ha tenido en mente volver para seguir creciendo bajo el manto de Marcelino.

El fichaje ha sido cosa de Peter Lim. En una jugada que refuerza su credibilidad ante su masa social, el dueño del Valencia ha conseguido que Guedes, por el que clamaba la hinchada en redes sociales y en la calle, juegue para el equipo del murciélago. La grada, aferrada al potente juego que enseño el extremo de Benavente en el primer tramo del campeonato antes de fracturarse el quinto metatarsiano de su pie izquierdo, pedía su fichaje. El propietario ha puesto mucho empeño en la compra. Con Guedes en el vestuario, la reputación de Lim, abrillantada con los fichajes de Mateu Alemany y Marcelino, ha vuelto a crecer.

Auxiliado por el influyente tejido de negocio y amistades de Gestifute, la empresa matriz de Jorge Mendes, y por su buena relación con Nasser Al-Khelaïfi, el presidente del PSG, Lim ha pulido en las últimas semanas las diferencias económicas con los parisinos. Las negociaciones arrancaron en diciembre y desde ese momento, el empresario, encaprichado con el talento de Benavento, se tomó como una cuestión personal su fichaje. El lunes, en Córcega, deshizo el nudo económico y consiguió su objetivo.

En la negociación, Lim ha ido haciendo concesiones por el camino. Finalmente, el acuerdo se cierra con un traspaso cuando el club pretendía una cesión con obligatoriedad de compra a final de curso tras fracasar, previamente, en su intento de prolongar la cesión sin opción de compra un ejercicio más. El Valencia pagará 40 millones como cantidad fija más otros diez en una serie de variables a conseguir por el jugador, que elevarían el precio hasta los 50 millones. Según Radio Montecarlo hay otra cláusula en el contrato que le podía proporcionar al club francés otros siete millones de euros “más difíciles de conseguir por el futbolista”. El PSG se guarda también un porcentaje de una futura venta. El Benfica pellizca de la transacción 1’4 millones en concepto de derechos de formación.

Los problemas del PSG para ajustar su fair play financiero y la necesidad de fichar para incorporar un par de jugadores antes del cierre del mercado francés, fundamentalmente un lateral izquierdo, han influido en el acuerdo. Además, Thomas Tuchel, técnico parisino, había tachado a Guedes como prescindible.

Las cifras de la compra convierten a Guedes en el futbolista más caro de la historia del club de Mestalla superando el gasto invertido temporadas atrás en Rodrigo Moreno (30), Negredo (28), Joaquín (25), Enzo Pérez (25), Kondogbia (25), Garay (24), Abdennour (22), Aimar (21) y André Gomes (20).

La manera en la que el Valencia financiará un fichaje tan costoso con una deuda tan alta constituye un misterio. El club, probablemente, afronte la operación en un pago fraccionado a cinco años pero sus números rojos obligarán a vender el próximo verano por una cantidad similar o superior a los 40 millones de euros por los que ha salido Cancelo a la Juventus gracias a... Jorge Mendes.

“No es un dato objetivo decir cuánta deuda tengo y qué mal estamos. Evidentemente, el Valencia está en unos niveles muy altos de deuda, muy altos proporcionalmente a sus ingresos. No le puedo dar una cifra exacta pero lo que sí sé es que el patrimonio real no contable del club ha mejorado ostensiblemente porque el valor de los jugadores del Valencia en un año ha crecido de una forma espectacular. No se traduce en contabilidad porque el valor de los jugadores solo se actualiza en el momento en que los vendes”, explicó Mateu Alemany a El País hace una semana.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información