Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El complejo encaje de Guedes

Tras la gris actuación del valencianista ante España, Fernando Santos medita atacar a Marruecos con André Silva como pareja de Cristiano

Guedes conduce el balón ante Thiago.
Guedes conduce el balón ante Thiago. AFP

La tormenta de preguntas que convierten las ruedas de prensa de Portugal en monotemáticas en torno a la figura de Cristiano Ronaldo generan en Fernando Santos una mezcla de tedio y sarcasmo. Ante esas cuestiones reiterativas sobre la pompa de su goleador, el seleccionador portugués lo mismo tuerce el gesto, que entorna una sonrisa despectiva. O se pone serio y saca pecho cuando le preguntan sobre esa versión que centra más a Cristiano en el área. “Empezó a jugar en una posición diferente conmigo, no en el Madrid. Yo pensaba que aquel jugador que yo entrené hace tiempo podía rendir más en esa posición”, espetó cortante a un periodista chino el seleccionador luso. Luego, dejó caer que no iba a responder más preguntas sobre su estrella. “Parece que estamos en un partido de tenis o una carrera de atletismo. Estamos en un campeonato del mundo y tenemos que respetar mucho a Marruecos. Todas las cuestiones paralelas no me interesan”, zanjó.

A Santos le preocupa más el acompañante de Cristiano que este mismo. Desde que programó la mutación del goleador madridista hacia la posición de nueve poco antes de la Eurocopa de 2016, al técnico le inquietó encontrar un socio que descargara a Cristiano de la brega sucia con los centrales. El elegido para ese trabajo de zapa fue André Silva. Que este no fuera titular contra España fue una cuestión de espacios. Santos pretendía romper a la defensa española con la potencia y la velocidad de Gonzalo Guedes. Ahora medita devolverle la titularidad a André Silva en el duelo de esta tarde que mide a Portugal con Marruecos (14.00, Cuatro).

La probable suplencia de Guedes una cuestión de espacios. Santos espera un partido cerrado donde necesita más un nueve de referencia que fije a la defensa de tres centrales con la que se despliega Marruecos. “Son uno de los mejores equipos de África, muy bien organizado, con jugadores rápidos y con muy buenas cualidades técnicas, que siempre juega con mucha intensidad y nosotros tenemos que encontrar respuesta a eso”, advierte Santos.

 

Mejor con espacio

Guedes juega mejor cuando tiene metros por delante que cuando tiene que atacar en estático. La misma conclusión que ha llevado a la dirección deportiva del París Saint-Germain a descartarle para el próximo proyecto que dirigirá el alemán Thomas Tuchel. Según fuentes cercanas al PSG, Guedes no encaja en el ataque organizado del entrenador alemán. Además, para romper en velocidad ya cuenta con Kilyan Mbappe y Neymar.

Guedes está a la venta con un precio de salida fijado en 70 millones de euros. Según estas mismas fuentes, los 40 millones que ha ofrecido el Valencia no son suficientes. Señalan que esa cantidad ya ha sido ofrecida meses atrás por varios clubes, entre ellos un grande la Premier League y el PSG no aceptó. También el Atlético de Madrid lo tuvo en su agenda, pero se decantó por Thomas Lemar. Solo la necesidad del PSG tener que recaudar 60 millones de euros antes del 30 de junio para cumplir con el fair play financiero de la UEFA podría precipitar la operación con el Valencia. Tanto Antero Henrique, director deportivo del PSG, como el agente del jugador, Jorge Mendes, aspiran a un traspaso más elevado.

Para Guedes, su agente y el PSG, este Mundial es el escaparate ideal para que un club se atreva a desembolsar un traspaso por la cantidad pretendida. Sus dos goles en el amistoso contra Argelia y su titularidad contra España le pusieron ante la primera oportunidad de revalorizarse. Sin embargo, su actuación fue gris. En la concentración de Portugal se achaca su bajo rendimiento a la presión de un chico de 21 años que disputaba su primera Copa del Mundo. Una jugada delató que estaba superado por el exceso de responsabilidad. En la conducción de un contragolpe tenía a Cristiano solo a su izquierda. El pase era claro, pero prefirió finalizar la contra encarando a Sergio Ramos y finalizando con un disparo desde la frontal del área. El exceso de individualismo le costó el reproche de su capitán. Y quién sabe si también el puesto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información