Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un banquillo de titulares en el Barça

El once que estrenó LaLiga ante el Alavés salió más barato que los reservas sentados junto a Valverde: 290 millones ante 299

Countinho y Arthur celebran el segundo gol del Barça ante el Alavés. Ampliar foto
Countinho y Arthur celebran el segundo gol del Barça ante el Alavés. REUTERS

Leo Messi, el nuevo capitán del Barcelona, sorprendió en el prólogo del Trofeo Joan Gamper cuando elogió las incorporaciones del FC Barcelona para la temporada 2018-2019: Arturo Vidal (31 años), Arthur (21), Malcom (21) y Lenglet (23). “Hicimos una plantilla para ilusionarlos; los fichajes nos van a ayudar mucho”, subrayó el 10. No fue un mensaje cualquiera sino que su intervención verbalizó el sentir general de la hinchada del Camp Nou, satisfecha por la conquista de la Supercopa de España.

No olvida el barcelonismo que en 2017, a pesar de que el acuerdo para la firma de su nuevo contrato —el octavo en 13 temporadas— estaba pactado desde los primeros días de julio, Messi retrasó el acto oficial hasta noviembre, el día después de recibir su cuarta Bota de Oro.

Al rosarino le preocupaba entonces estar bien rodeado en el campo después de escuchar los planes de Valverde. Y el 10 posó junto a Josep Maria Bartomeu con el nuevo acuerdo hasta el 2021, año en que finaliza también el mandato del presidente, después de la renovación de su amigo Luis Suárez y de que la directiva le garantizara para invierno la llegada de Coutinho.

El brasileño se sentó precisamente el sábado pasado en el banquillo del Camp Nou al lado de los cuatro fichajes, en el estreno de LaLiga contra el Alavés. La imagen es especialmente reveladora porque había más dinero invertido en los suplentes que en el equipo titular: 299 millones por 290. Cillessen (13 millones), Malcom (41), Coutinho (160), Lenglet (35), Arthur (31), Arturo Vidal (19) y Rafinha (coste cero: formado en La Masia) estaban a disposición del técnico para cuando fuera menester, circunstancia que se dio después del descanso (0-0).

Al Barça le faltaba ritmo y Coutinho respondió a las peticiones de Valverde con una muy buena actuación, culminada con el segundo gol; Arthur saltó para conservar la pelota y Arturo Vidal le dio unos minutos de descanso a Busquets. “Estoy contento con el rendimiento de todos los jugadores que han llegado; se está viendo cómo participan todos en el juego. Ahora, ya en competición, hay límite de cambios y no podemos alinearlos a todos, pero tras constatar lo que nos han dado en la pretemporada y cómo entrenan, van a jugar muchos partidos este año”, aseguró el preparador del Barcelona.

No se dio la misma situación la temporada pasada, saldada en cualquier caso con la conquista de la Liga y la Copa. Ante el Betis, en el banquillo estaban Cillessen (13 millones), Piqué (5), Denis Suárez (3,25), Arda Turan (34), Digne (16,5), André Gomes (35) y Aleix Vidal (17). Un total de 123 millones. Hoy, Arda, Digne, André Gomes y Aleix Vidal ya no están en el club, y hay ciertas dudas sobre la continuidad de Denis. La situación, sin embargo, no era nueva para un entrenador del Barça. Luis Enrique, por ejemplo, se estrenó en LaLiga en su última temporada con Masip (portero suplente), Digne, Munir, Kaptoum, Douglas, Samper y Aleix Vidal sentados a su lado. Y si se retrocede hasta el curso 2011-2012, el último de Guardiola, el hoy entrenador del Manchester City empezó el año con una goleada ante el Málaga en la Rosaleda con el siguiente banquillo: Pinto (portero suplente), Jonathan, Cuenca, Pedro, Puyol, Xavi y Cesc. Entonces, solo por Cesc (40) el Barça había abierto la cartera.

Arthur, Malcom, Lenglet y Vidal, en el Trofeo Joan Gamper. ampliar foto
Arthur, Malcom, Lenglet y Vidal, en el Trofeo Joan Gamper. Getty Images

A la espera de resolverse la situación de Alcácer, Rafinha y Munir, susceptibles de abandonar el club antes del día 31, el Txingurri no le cierra la puerta a nuevos fichajes. “Ya veremos qué es lo que ocurre. Mi idea es reforzar a los jugadores que tengo, que son muy buenos y sobre todo intentar que sean mejores y más ambiciosos”, remata el técnico del Barça.

Habrá que ver cómo evoluciona la temporada y si aumenta la competitividad de la plantilla después que el Barça esté paralizado prácticamente desde la final de la Champions que ganó en Berlín contra la Juventus en 2015. Los azulgrana formaron entonces con Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Rakitic (Mathieu, m.91), Busquets, Iniesta (Xavi, m. 77); Messi, Suárez (Pedro, m. 96) y Neymar. No fueron utilizados Bravo; Rafinha, Bartra y Adriano. Las apuestas por sustituir a Alves, Iniesta y Neymar siguen muy abiertas mientras Umtiti se ha consolidado como relevo de Mascherano.

No se consolidó Deulofeu, Paulinho hizo un viaje de ida y vuelta a China y Yerry Mina ha sido traspasado al Everton mientras Semedo, Dembélé y Coutinho, así como Cillessen, tienen plaza fija en el plantel de Valverde. El entrenador parece más contento que cuando llegó el año pasado y Messi habla incluso de quitarse “la espinita” de la Champions. La cuestión es que en el banquillo no se sienten suplentes sino jugadores dispuestos a competir por la titularidad con los de siempre.

El contrato de Busquets, a revisión

El Barcelona se ha asegurado la continuidad de todos sus jugadores, especialmente del bloque titular, con contratos que en su mayoría vencen en 2021 o 2022, a excepción del de Jordi Alba, que acaba en 2020. Incluso se han aumentado las cláusulas de rescisión más bajas después de revisar algunos acuerdos que se quedaron desfasados, como pasó con el de Umtiti. Ahora mismo hay tres futbolistas cuyo precio puede resultar tentador para algunos equipos: Alba (150 millones), Rakitic (125) y Busquets (200).

Al club le ocupa ahora asegurarse la continuidad de Busquets y al jugador le interesa mejorar sus ingresos después de ser tanteado por equipos como el PSG. Busquets y el Barça han acordado reunirse en septiembre para intentar formalizar un nuevo contrato que incluiría una cláusula de rescisión de unos 500 millones de euros, según Mundo Deportivo. El acuerdo ya está muy ultimado después de las negociaciones de la semana pasada.

Más información