Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristiano Ronaldo, el Di Stéfano moderno

El portugués ha marcado una época con 450 tantos en 438 partidos y cuatro de las 13 Champions del Madrid

Cristiano celebra el gol de penalti a la Juve en la vuelta de los cuartos de Champions en el Bernabéu.
Cristiano celebra el gol de penalti a la Juve en la vuelta de los cuartos de Champions en el Bernabéu. AFP

“Un, dos, tres, hala Madrid”, fue la frase con la que el 6 de julio de 2009 Cristiano Ronaldo conquistó a los 75.000 que llenaron el Santiago Bernabéu para asistir a su presentación. El récord, hasta entonces, habían sido los 65.000 que se congregaron en el San Paolo de Nápoles el 5 de julio de 1984 para dar la bienvenida a Diego Armando Maradona. Esa noche de julio de 2009, detrás de Cristiano, estaba sentado Alfredo Di Stéfano, con su bastón. Nadie podía imaginarse ese día que el portugués iba a convertirse en el Di Stéfano moderno. Por hambre, gen competitivo y por el impacto que acabaría teniendo en el equipo. De las 13 Champions que lucen en las vitrinas del Bernabéu, nueve se han conseguido bajo el liderazgo de Di Stéfano (cinco entre 1953 y 1964) y de Cristiano Ronaldo (cuatro entre 2009 y 2018)

Zidane siempre decía que las energías de Cristiano, que no quería perder ni un partidillo en el entrenamiento, contagiaban al grupo. Antes de la final de Cardiff, un veterano como Gigi Buffon, dijo que su ejemplo era CR. “A mis 39 años creía que no me quedaba nada por aprender, pero siempre se lo digo a mis amigos: futbolistas como Cristiano Ronaldo me han enseñado a tener siempre hambre pese a ganarlo todo y a tener humildad para ponerse en discusión”, contaba el excapitán de la Juve que ha firmado por el PSG y no podrá compartir vestuario con el portugués.

450 goles en 438 partidos son los que ha marcado Cristiano Ronaldo. Son más goles que partidos, son números de extraterrestre. Son una media de 1,02 tantos por partido. El segundo máximo anotador de la historia del club, Raúl González (323) promediaba 0,44 por encuentro; Di Stéfano 0,78, Santillana 0,45 y Puskas, el que más se le acerca, 0,92.

Pepe Santamaría, que compartió vestuario y Copas de Europa con Alfredo di Stéfano, contaba a este periódico que se habría llevado a Cristiano. Compartía equipo con Di Stéfano, historia viva del club que marcó en todas las finales de Copa de Europa y, aún así, de haber existido la máquina del tiempo, se habría llevado a Cristiano. ¿Por qué? “Porque es un goleador nato y porque te revuelve el equipo en cualquier momento. Tiene condiciones distintas a las que tenía Alfredo y son también épocas diferentes, pero por lo que representa dentro del equipo sí es el Di Stéfano moderno. Está marcando una etapa, como goleador y por como define en los momentos difíciles”, explicaba Santamaría antes de la final de Champions de Kiev.

De sus 450 goles con la camiseta del Madrid, 311 los marcó en Liga y 105 en Champions, competición de la que es el máximo anotador (120 contando su etapa en el Manchester United, por los 100 de Messi). Con Europa ha tenido Cristiano una luna de miel muy especial que coronó este año con una chilena que puso de pie al Juventus Stadium.

El destino ha querido que esa sea su nueva casa. Los bianconeri, que llevan años paseándose en el campeonato italiano (llevan siete scudetti seguidos) son el equipo que más finales de Champions ha perdido (siete). Las últimas han sido contra Barcelona y Madrid. Echaban en falta a un jugador de calidad, un fuoriclasse, capaz de romper los partidos y marcar las diferencias. Con los goles de Cristiano esperan conseguir lo que llevan persiguiendo desde 1996. Fue la última vez que levantaron la orejona.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.