Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griezmann: “No celebré el gol por respeto, los uruguayos me enseñaron lo bueno y lo malo del fútbol”

Varane, que abrió el marcador, se quitó de encima el peso del tanto del alemán Hummels que eliminó a Francia en los cuartos de final del Mundial de Brasil

Dechamps celebra con Griezmann el pase de Francia a las semifinales del Mundial de Rusia 2018.
Dechamps celebra con Griezmann el pase de Francia a las semifinales del Mundial de Rusia 2018. AFP

Desde hace cuatro años, Raphael Varane vivía un tormento en su cabeza. El recuerdo del gol de Alemania que eliminó a Francia en los cuartos de final del Mundial de Brasil le ha perseguido desde entonces en su periplo en la selección francesa. Él marcaba a Hummels y el central alemán se le anticipó para conectar un cabezazo que fue definitivo y que dio el pase a los alemanes. Varane siempre se queja de que la prensa francesa no para de recordarle esa acción. Su perfecto testarazo a la media hora de juego fue el desquite de lo sucedido en Brasil. “Fue una falta en la que queríamos que su defensa se abriera y Raphael entró muy bien al remate”, explicó Antoine Griezmann. El caminar acelerado de Varane por la zona mixta sin detenerse pareció otra pequeña revancha ante los medios franceses.

“Raphael tiene cuatro años más, ha crecido, tiene más experiencia y madurez. El fútbol también es esto, superar los momentos difíciles”, reflexionó Didier Deschamps sobre la tortura que ha padecido el central madridista con el recuerdo de aquel lance cada vez que vestía la camiseta de la selección francesa. Ahora es uno de los líderes del vestuario. En una selección con una media de 25 años, su jerarquía es puesta como ejemplo cuando a Deschamps o a sus futbolistas se les pregunta por la falta de experiencia. “Varane ha ganado ya cuatro Champions con el Real Madrid. Ya ha jugado muchos partidos donde la responsabilidad es muy alta”, dice Oliver Giroud.

Con una mochila a la espalda que le confería un aire de colegial inocente, Griezmann explicaba por qué no celebró el gol. “En mis primeros pasos en el fútbol profesional fueron los uruguayos de la Real los que me ayudaron y quienes me enseñaron lo bueno y lo malo de este deporte. Les debo mucho, no lo he celebrado por respeto”, aseguró. Preguntado por cómo había visto a Godín y Giménez, aclaró: “Me da mucha pena, son dos amigos, pero ya saben de qué va esto. No estaban hundidos, pero sí estaban tocados. Pero esto es el fútbol”. Una de las imágenes del partido fueron las lágrimas de Giménez. El partido aún no había concluido y Uruguay estaba formando una barrera cuando el central del Atlético se derrumbó y comenzó a llorar. “Estaba ahí y pensaba que nos eliminaban, que ya no podíamos devolverle al pueblo uruguayo todo lo que nos han apoyado. Son momentos duros, en los que te puede la impotencia”, relataba aún con los ojos acuosos Giménez.

Tabárez compareció en la sala de prensa con la serenidad y la templanza que le caracterizan. “Nos hicieron un gol de cabeza después de muchísimo tiempo. Es imposible no cometer un error en el fútbol o en la vida. Les he dicho a los jugadores que la mirada bien alta, porque de mi parte ningún reproche. Sería desconocer lo que yo pienso que es el fútbol”, advirtió el seleccionador charrúa. “Todos los partidos de jugar a morir son así, es una cuestión de detalles. El primer gol lo fue”, abundó Tabárez, que se sintió orgulloso de lo que ha transmitido Uruguay: “El mundo reconoció ciertas cosas porque sabe lo que somos como país, sobre todo en el aspecto demográfico. Todo nos cuesta más que a Alemania, Francia o Inglaterra. El fútbol da oportunidad al débil frente al más fuerte, por eso puede pasar lo que pasó en este Mundial: una Alemania que se va en primera ronda, está lo de Argentina”.

Para Deschamps, su equipo está en pleno desarrollo: “Desde el partido ante Argentina incrementamos nuestro nivel. Hoy hemos controlado mejor el partido, sobre todo en la segunda parte, y no les hemos dado los duelos han sido duros. Los uruguayos lo llevan en la sangre, en su ADN, pero nosotros también”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información