Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Southgate se quita la pena

El seleccionador inglés, que como jugador falló en 1996, trabajó mucho los penaltis. Pékerman critica el arbitraje

Southgate, tras la victoria.
Southgate, tras la victoria. Getty

El duelo ante Alemania en las semifinales de la Eurocopa del 1996 no fue un partido cualquier para Inglaterra, mucho menos para Gareth Southgate. La derrota en la tanda de penaltis fue la segunda de una larga sequía (tres en Mundiales: 1990, 1998 y 2006; otras tres en la Euros, a la del 96 se le sumaron las de 2004 y 2012). Fue, justamente, el actual entrenador de los ingleses quien falló el penalti decisivo ante Alemania en Wembley. Y, como conocía como pocos la maldición de los penaltis, Southgate optó por trabajarlo con sus muchachos. No era cuestión de que las penas máximas se le volvieron a atragantar a los Leones. “Los penaltis son difíciles, pero lo hablamos mucho con los jugadores durante nuestro proceso. La idea era mantener la calma. El gran mérito de esta victoria es para nuestro staff y para todos los jugadores que chutaron esta noche. Obtuvimos nuestra recompensa…”, subrayó el técnico de la selección inglesa. “Había hecho mucho trabajo buscando cómo lanzaban los penaltis los jugadores colombianos. Falcao fue el único que me sorprendió”, contó Pickford, el héroe en el Estadio del Spartak.


Southgate no solo quiso destacar el trabajo de sus jugadores desde los 11 metros. “Fue un partido fantástico. Creo que también nos merecíamos la victoria. Jugamos muy bien en los 90 minutos. Hemos demostrado una resistencia increíble para volver al encuentro después de la gran decepción en el pitido final”, aseguró el preparador británico, que tras lograr la clasificación para octavos dejó a la mayoría de sus titulares fuera del duelo ante Bélgica, que cerraba el grupo G.

“Los partidos en estas instancias son de 90 minutos y pueden ir a alargue. Inglaterra descansó a todos sus jugadores ante Bélgica, pero terminaron más cansados que los de Colombia. Seguro que se hubieran lamentado mucho si el resultado hubiera sido a favor nuestro. Fuimos valientes y equilibrados pero nos faltó un poco de profundidad. Ambicionábamos más llegada pero fue difícil entrar en un partido en el que no teníamos tranquilidad. Tuvimos tensión y no conseguimos lo que sí en el segundo tiempo”, aseguró Pékerman.

El entrenador argentino, que se hizo el distraído cuando le preguntaron por su futuro al frente de la selección cafetera, apuntó contra el árbitro, el estadounidense Geiger. “El partido fue muy áspero, muy rudo y con muchas situaciones en las dos porterías. Así los esperábamos. Lo que no esperábamos era un partido incómodo. Estaba en el aire la sensación de que siempre se iba a pitar algo en nuestra contra. En el fútbol está pasando algo”, sostuvo Pékerman.

Colombia no pudo repetir su mejor clasificación en un Mundial, cuando alcanzó los cuartos de final en Brasil 2014. Inglaterra triunfó en la tercera tanda de penaltis en estos octavos, más que nunca en esta ronda en unos Mundiales.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.