Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España - Rusia: Los ‘sputniks’ de Paulino

La selección rusa, con un preparador físico español, tiene los mejores registros del Mundial y amenaza con un partido de ritmo frenético

mundial futbol 2018
Paulino Granero, preparador físico de la selección de Rusia. EFE

El interior del centro de alto rendimiento de Novogors es un mastodóntico y moderno oasis de silencio. En la pista de atletismo anexa al campo de entrenamiento de la selección rusa, los atletas pulen sus zancadas con exhaustivas repeticiones sin abrir la boca bajo la atenta mirada de sus técnicos. Unos metros más allá, los internacionales rusos juguetean en rondos en los que tampoco se oye una palabra más alta que otra ni cuando alguno de ellos falla un pase.

Junto al bigotudo seleccionador Stanislav Cherchesov, el almeriense Paulino Granero (48 años), observa con mirada de policía cada movimiento de los futbolistas. Su reputación como preparador físico en el CSKA de Moscú, al que llegó en 2010 procedente del Betis, le abrió las puertas de la selección que posee los mejores registros físicos de las 32 participantes. La FIFA aún no ha pasado los datos completos de las jornadas segunda y tercera de la primera fase, pero los registros que maneja Granero dicen que Rusia no es solo la selección que más kilometros ha recorrido, sino la que más distancia ha cumplimentado en alta intensidad y en sprints. “Contra Uruguay, aunque jugamos con un jugador menos durante 70 minutos solo recorrimos 100 metros en sprint menos que ellos. Esto es un buen índice para tener en cuenta”, asevera Granero.

Rusia prepara para este domingo un partido de ritmo frenético e intenso. Una emboscada de fútbol eléctrico que haga sufrir a los internacionales españoles desde el primer minuto. “Será un partido muy físico, seguro que sí, porque es el partido de nuestras vidas y nos lo vamos a dejar todo”, advierte Granero. “Las emociones son muy fuertes y la intensidad con la que se viven estos partidos es muy alta. Todo son emociones intensas. Esto supera a la Champions, la Eurocopa de Francia o la Copa Confederaciones. Tenemos muchas ganas de que llegue el domingo y de demostrar a todo el mundo que Rusia sabe jugar bien al fútbol”, advierte.

Explosividad

Las 41 sesiones de entrenamiento que ha dirigido para que los futbolistas rusos lleguen como cohetes al Mundial han estado enfocadas a potenciar la explosividad en los esfuerzos, sobre todo en la primera media hora de juego. En ese tamo, Rusia estuvo intratable contra Arabia Saudí y Egipto. Desplegó un fútbol combinativo a gran velocidad que evocó a los grandes equipos de la escuela soviética. “Contra Uruguay, con 2-0 en el marcador y con un jugador menos, ya no fue lo mismo. Pero el domingo, si los jugadores salen mentalizados y el público que acuda al Luzhniki les espolea como en la inauguración, estoy seguro de que nuestros registros serán iguales o aún mejores que los de ahora”.

Las estadísticas corroboran que Rusia puede realizar hasta más de 400 sprints por partido. “De eso se trata, de jugar rápido. Han sido entrenamientos físicos de integración técnico-táctica en los que se buscaba elevar la explosividad que tuvimos en la Copa Confederaciones”, explica Granero, que en el CSKA ya manejaba desde 2012 una tecnología que permitía a los entrenadores del club elegir su once titular apoyándose en un cruce de datos y parámetros físicos mediante un ordenador. Granero incluso tiene en cuenta la influencia del videoarbitraje (VAR) en el aspecto físico. “Los parones que genera el VAR provocan que haya más tiempo de recuperación en los partidos. A mayor tiempo de recuperación, más repeticiones en explosividad pueden realizar los jugadores”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información