Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Sainz: “Sería un placer quedarme en Renault”

El piloto madrileño apuesta por la escudería francesa como lanzadera definitiva de su carrera

Carlos Sainz en el circuito de Paul Ricard.
Carlos Sainz en el circuito de Paul Ricard. EFE

Dice Alain Prost, que de esto sabe un rato, que es muy difícil entrar en el mundo de la Fórmula 1 si no se empieza desde bien temprano. Carlos Sainz Jr tiene la ventaja de que, como hijo del bicampeón del mundo de rallyes Carlos Sainz, ha pertenecido desde siempre a este mundo. Pero ser hijo de solo sirve, en todo caso, en un primer momento. Y a pesar de su juventud —todavía no ha cumplido los 24 años— Carletes, como a veces lo llama su padre, que procura acompañarlo en parte del circuito, ya se ha ganado un puesto propio en el deporte en el que entró por su mayor referente, el también español Fernando Alonso. Este logró sus dos mundiales con Renault. Y esta es la escudería en la que Carlos Sainz querría consolidar también su carrera. “Sería un placer quedarme en Renault”, asegura en entrevista con EL PAÍS en Le Castellet, donde se celebró el primer Gran Premio en territorio francés en diez años. La decisión no está en sus manos ni en las de Renault, que tampoco oculta que le gustaría contar con el español en su proyecto de reconstrucción tras su regreso a la F1 después de cinco años de ausencia. La última palabra la tiene Red Bull, el equipo que lo cedió a priori por un año a la que hasta ahora era la escudería con la que compartía motor. Está por ver si el divorcio —Red Bull correrá el año que viene con Honda— es amistoso o se lleva por delante a Sainz. Por si acaso, este ya ha dejado atrás la cautela con la que venía hablando hasta ahora de su situación y ha decidido poner las cartas sobre la mesa.

“La verdad, estoy contento donde estoy, creo que este equipo tiene mucho potencial y, pase lo que pase, estoy muy orgulloso de cómo estamos haciendo las cosas aquí en Renault. Para mí sería un placer quedarme”, insiste Sainz, que no para de hablar en plural para definir el trabajo de su equipo y la buena sintonía que tiene con su compañero de escudería, el alemán Niko Hülkenberg.

Este es un detalle que no pasa desapercibido en Renault, para quien en este momento —el equipo todavía está en plena reconstrucción— el espíritu de equipo es clave, señala Prost, asesor técnico de la escudería gala. “A veces, en un equipo hay grandes diferencias en la actitud del piloto, o en el coche, o en cómo trabajan con los ingenieros. Por lo que veo, estos dos se complementan muy bien. Y lo importante es que van en la misma dirección y empujan al equipo para ser los mejores”, señala en conversación con este diario.

También el director general de la escudería, Cyril Abiteboul, asegura valorar esta sintonía entre sus pilotos y la dedicación de ambos al proyecto de medio plazo —Renault no cree que vaya a poder ganar algún premio antes de 2020— pese a los sacrificios que esto pueda conllevar en el corto término. “Esta lealtad, esta generosidad que sentimos en nuestros dos conductores es crucial, porque todavía tenemos que construir el equipo”, explica. “Como no estamos aún al nivel más alto, no podemos permitirnos tener a individuos egoístas”.

Carlos Sainz sonríe cuando le cuentan —como si lo supiera ya— lo valorado que es entre sus jefes y compañeros. Y responde con la misma moneda. “Han estado cinco años sin estar en F1, esto es un proceso de reagrupamiento, de reforma y de ir poco a poco en la dirección correcta, mejorando. Creo que el equipo es muy ambicioso y sabe ganar, porque ha ganado en el pasado, y eso es un plus que quizás no tienen otros equipos. Así que, poco a poco”, dice.

Paradójicamente, este ambicioso conductor de los bólidos más veloces del mundo dice no tener prisa. Hambre de premios sí, por supuesto, pero no le preocupa demasiado si tardan algo en llegar.

“Por supuesto que, con 23 años, todavía me quiero comer el mundo. Es normal. Tengo mis ambiciones y soy muy competitivo, me gusta ganar”, responde. Pero sabe también que, en estos momentos, hay que tener paciencia. “Si ves el panorama actual en la F1, hay tres equipos que están a un segundo y medio por delante del resto, y nosotros la verdad somos el primero de ese resto. Tenemos ambiciones, queremos llegar ahí lo antes posible, conseguir ese primer podio como equipo, pero sabemos que no va a pasar de la noche a la mañana, nos queda mucho por crecer todavía y ojalá eso llegue el año que viene o dentro de dos años. Pero tampoco hay tanta prisa.”