Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vettel se pasa de frenada, Hamilton recupera el liderato y Fernando Alonso se retira en la última vuelta

El alemán comete un error en la primera frenada en Francia y deja sin rival al de Mercedes. Sainz concluye el octavo

Bottas hace un trompo tras recibir el impacto de Vettel en el circuito de Paul Ricard.
Bottas hace un trompo tras recibir el impacto de Vettel en el circuito de Paul Ricard. AP

A Sebastian Vettel le encanta el más difícil todavía o al menos eso es lo que parece. Esa es la lectura más lógica si uno tiene en cuenta los cuatro dobletes que acumula Mercedes desde 2014 y la progresión de Ferrari a lo largo de todo este tiempo. Nunca en la historia de la tecnología híbrida en el Mundial de Fórmula 1 la Scuderia había estado tan cerca de la marca de la estrella como en este momento, en el que los coches rojos demuestran ser capaces de medirse de frente con las Flechas de Plata. En esas circunstancias resulta difícil explicar que el alemán, que hace 15 días recuperó en Montreal el liderato de la clasificación, cometiera un error de cálculo como el de este domingo en Paul Ricard (Francia). 

Vettel midió mal la primera frenada del Gran Premio de Francia y arrolló a Valtteri Bottas, en una maniobra que además de dañar el morro de su Ferrari le supuso una sanción de cinco segundos. Una jugada nefasta, un auténtico regalo a Lewis Hamilton, que evidentemente sacó tajada de ello para adjudicarse su tercera victoria del curso y, de paso recuperar la batuta del campeonato. Con este triunfo el británico ha ganado ya en todos los circuitos en los que ha competido, 26, más que ningún otro y tres por encima de Schumacher.

La segunda posición fue para Max Verstappen, mientras que Kimi Raikkonen cerró el podio. Daniel Ricciardo finalizó el cuarto, justo por delante de Vettel, que a pesar de todo protagonizó una gran escalada que le llevó de la penúltima posición que ocupó cuando se metió en los garajes en la primera vuelta, a la quinta, cuando cruzó bajo la bandera de cuadros. Carlos Sainz llegó a rodar el tercero en los primeros compases de la prueba pero el motor Renault volvió a fallar en el peor momento, a falta de tres vueltas y cuando el español circulaba cómodamente el sexto. La unidad de potencia del madrileño perdió los 160 caballos de su parte eléctrica y el chico no pudo hacer nada para defenderse de los ataques de Kevin Magnussen y Bottas, antes de terminar el octavo. “Fue una pena porque era un fin de semana perfecto. De repente, encontrarte con ese problema que casi nos cuesta los puntos, pues es una pena. Nos merecíamos ese sexto puesto”, lamentó Sainz.

Fernando Alonso, por su parte, se retiró en la última vuelta con la suspensión trasera izquierda rota y cuando rodaba el último. “Llegué al taller con una rueda mirando a Cuenca. Fue un fin de semana muy pocos competitivos. Fuera de la Q2 y de los puntos los dos coches. Ojalá que en otros circuitos veamos unas mejores prestaciones del McLaren. Aquí vimos las peores”, resumió el asturiano.