Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real Madrid supera la molicie para vencer al Herbalife Gran Canaria

Los de Laso colocan el 1-0 en la semifinal de la Liga Endesa tras enderezar un mal comienzo gracias a la sobresaliente actuación de Carroll y Tavares (88-70)

real madrid - herbalife gran canaria
Fischer captura un rebote ante Radoncic acb photo
Liga Endesa ACB Jornada 1

Finalizado

El Real Madrid se apuntó el primer asalto de la semifinal de la Liga Endesa ante el Herbalife Gran Canaria después de corregir un pobre comienzo de encuentro ante un encomiable rival que llegó a ponerse 12 arriba. Superada la molicie, los de Laso impusieron su calidad gracias al espíritu de sus clásicos (Felipe, Rudy y Llull) y al sobresaliente rendimiento de dos ex del Granca, Carroll (16 puntos, con 4 de 5 en triples) y Tavares (17 puntos y 25 de valoración). El martes, en el mismo escenario, el segundo episodio.

Primando la continuidad sobre el cansancio, el Herbalife se presentó vigoroso en el WiZink Center, dispuesto a dar continuidad a su sólida actuación en cuartos ante el Valencia. Con Fischer agigantado en la pintura y Radicevic efervescente desde el perímetro (siete puntos por barba en el primer cuarto), los de Casimiro sorprendieron a su rival con un parcial de salida de 4-16 en cinco minutos. Ni la reprimenda de Laso ni los primeros movimientos en el banquillo lograron activar en primera instancia a un Madrid hipotenso que en los primeros siete minutos solo fue capaz de capturar dos rebotes y anotar dos canastas. Solo el coraje de Felipe y Llull logró mitigar el destemple madridista ante un Granca optimista y pragmático.

Los rebotes (5-12 en los primeros 10 minutos) y los triples (0 de 6 en ese tramo) se habían convertido en un agujero negro para el Madrid, pero el campeón de Europa lo solucionó rápido tirando de repertorio. La electrizante aparición de Carroll relativizó en un santiamén la embestida del conjunto isleño y desató a su equipo. Incapaces de masticar las jugadas, los de Laso se reengancharon al partido a dentelladas. Con cuatro triples casi consecutivos, con el poderío de Tavares y la hiperactividad de Radoncic bajo los aros, con la producción continua de Rudy y 10 puntos de Carroll en siete minutos, los blancos construyeron un parcial de 23-6 entre el minuto 11 y el 19 (28-10 en la contabilidad total del segundo acto) para dar un volantazo y salir del atolladero antes del descanso (42-32).

"Hemos empezado un poco dormidos, yendo un poco al trantrán. No se puede salir así", confesó Llull en el entreacto. Y, como propósito de enmienda, el Madrid se presentó en la reanudación con un 10-2 que comenzó a descoser el choque (52-34, m. 23). Mekel se quedó solo en la intendencia del Herbalife y la defensa blanca comenzó a parecerse a la de sus mejores días, con un Campazzo voraz en primera línea. Faltaba Ayón por lesión y no participó el reincorporado Thompkins, pero al Madrid le sobraron recursos y, ahora sí, también disposición ante un Granca que quedó barnizado por la fatiga. Se llegaron a acercar los de Casimiro exprimiendo el depósito, pero Carroll y Tavares completaron la faena ante su exequipo.

Más información