Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real Madrid no da opción al Iberostar Tenerife y se clasifica para las semifinales

Los de Laso, liderados por Rudy y Tavares, vencen en La Laguna y colocan el 2-0 en la eliminatoria

Tavares intenta taponar a San Miguel
Tavares intenta taponar a San Miguel acbphoto
Liga Endesa ACB Jornada 2

Finalizado

El Real Madrid no dio opción al Iberostar Tenerife (75-84) y se clasificó por la vía rápida para las semifinales de la Liga Endesa. Liderado por Tavares (11 puntos, 13 rebotes y 3 tapones) y Rudy Fernández (19 puntos con 5 triples) el campeón de Europa impuso la calidad de su repertorio ante un rival correoso, pero abocado a un quiero y no puedo. Sin brillantez pero con solvencia, los de Laso prolongan su ambiciosa hoja de ruta.

Katsikaris se agarró a Rodrigo San Miguel como a un clavo ardiendo y le reclutó para su quinteto a pesar de estar entre algodones por una microrrotura en un gemelo sufrida hace poco más de una semana. Mientras, Laso, aun sin Thompkins, colocó de salida a Doncic ejerciendo de cuatro. Sacando lustre a su polivalencia, el esloveno inauguró el partido con un potente tapón sobre Abromaitis. Sin embargo, el que se agigantó en la pintura fue Tavares, con siete puntos, cinco rebotes y dos tapones en los primeros nueve minutos. El único antídoto que encontraron los insulares para contrarestar al caboverdiano fue Tobey (18 puntos y 16 rebotes). El pívot estadounidense del Iberostar alejó su zona de influencia para esquivar la intimidación de Tavares y presumió de muñeca con ocho puntos que sirvieron a los locales para equilibrar la contienda (14-14, m. 10).

Pretendía Laso que su equipo se hiciese con el ritmo del partido a través del dominio en el rebote pero, como ocurrió en el primer encuentro de la serie, el Iberostar supo espesar de inicio las transiciones. El primer triple del conjunto de Katsikaris, sumado a la creciente influencia de Beirán, otorgó la iniciativa a los insulares. Mientras el Madrid se ofuscaba en ataque con una mala selección de tiro y tres minutos sin anotar, los locales hilvanaron un parcial de 10-0 que desató el optimismo en el Santiago Martín (22-14, m. 13). El escenario cambió pronto.

La aparición de Llull y Ayón rearmó al Madrid en un santiamén. En su regreso a la pista en la que ambos cayeron lesionados de gravedad, los dos pilares del Madrid tiraron de oficio para marcar territorio. El manejo del menorquín, la brega del mexicano y tres triples de Rudy comenzaron a estirar la cuerda en La Laguna con un parcial de vuelta de 7-24 antes del entreacto (29-38, m. 19).

Con la tercera asistencia de Llull llegó el cuarto triple de Rudy y, casi sobre la bocina, Doncic completó la ráfaga madridista con otro bingo monumental desde el 6,75. Los de Laso, que en el arranque se habían quedado en 14 puntos, se dispararon hasta los 30 en el segundo acto por los 18 de su rival (32-44, m. 20). Para entonces, el rebote ya era blanco y los triples también (8 de 15 al descanso; 14 de 30 al final).

Sin rastro del Ponitka que deslumbró hace unos meses, el Iberostar siguió agarrado a la pareja Tobey-Abromaitis como argumento principal. Con sus dos interiores y otra vuelta de tuerca en defensa, los de Katsikaris ganaron el tercer cuarto (23-19) y estiraron su rendición. Tras un parcial de 8-0, se salió el triple de Beirán que hubiera colocado a los aurinegros a dos y, acto seguido, entró el de Llull. No perdonó el campeón de Europa que, controlando el retrovisor, puso rumbo a unas semifinales a las que no falta desde 2006.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información