Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, descalificada del Mundial de rugby por alineación indebida

El comité independiente determina que los franceses Belie y Fuster habían sido ya “captados” por Francia. Rumanía corre la misma suerte

Los jugadores de España protestan al árbitro rumano en el partido que los enfrentó a Bélgica en Bruselas.
Los jugadores de España protestan al árbitro rumano en el partido que los enfrentó a Bélgica en Bruselas.

El Comité Judicial y el Comité de Disputas de World Rugby, integrado por tres jueces anglosajones independientes, han hecho tabla rasa con todas las irregularidades que presentaba la clasificación europea para el Mundial del próximo año en Japón. Rumanía, que había obtenido la plaza directa, y España, que reclamaba ese derecho por un arbitraje parcial en su derrota en Bruselas, quedan descalificadas por alineación indebida. También queda apartada Bélgica por el mismo motivo y la plaza directa se la lleva Rusia.

No se repetirá por tanto el polémico Bélgica-España, según recomendaba World Rugby, una decisión que a la postre es más simbólica que efectiva porque a cada selección le han deducido cinco puntos en cada partido donde participó un jugador que no debía hacerlo y quedan descalificadas hasta para la repesca, que la jugarán Alemania o Portugal. El comité, compuesto por James Dingemans, Peter Fraser y Lex Mpati, ha tardado más de un mes en revisar la documentación que World Rugby recogió sobre la elegibilidad de varios jugadores extranjeros que competían con sus países de acogida.

España queda apartada del que habría sido su segundo Mundial por la alineación del apertura Mathieu Belie y el ala Bastien Fuster. La reglamentación internacional tiene una infinidad de zonas grises en la cambiante asignación de qué equipo es considerado como filial, pero el comité considera que los partidos que jugaron con la selección sub-20 de Francia les inhabilitaban para jugar con cualquier selección absoluta. En concreto, Belie jugó en marzo de 2008 ante Gales y Fuster cuatro años más tarde ante el mismo rival. Estos jugadores han sido alineados en nueve de los diez partidos de los dos últimos Campeonatos de Europa –una suerte de Seis Naciones B que decide la clasificación mundialista salvo ante Georgia, ya clasificada– y el XV del León se queda a cero tras 40 puntos de deducción. Rumanía corre la misma suerte por alinear al tongano Sione Faka'osilea, que jugó con su país natal un torneo de rugby a siete.

España defiende que ambos jugadores eran elegibles porque el equipo sub-20 no había sido explícitamente señalado como filial y porque ellos no habían sido expresamente informados de las consecuencias. “Ambos jugadores no fueron informados por Francia, además de que entonces la normativa decía que la nominación del Sub 20 de los galos como segundo equipo (lo cual generaba la no elegibilidad) debía mantenerse por un período de cuatro años (entre otras cuestiones), algo que Francia incumplió. De hecho, la propia Federación Francesa de Rugby (FFR) ha reconocido por escrito al Comité Judicial de WR que no informó a Belie y Fuster de que hubiesen sido capturados”, explica la Federación Española de Rugby en un comunicado.

En su resolución, el comité acepta el argumento de que la interpretación literal de España es correcta y que la norma aplicable estaba en ese momento derogada, pero esgrime que la sub-20 francesa estaba listada como equipo filial del XV del Gallo en 2008 y 2012 cuando Belie y Fuster fueron seleccionados. “En caso de duda, España podría haber confirmado con World Rugby que su posición era correcta. De haberlo hecho, no habría habido duda de que cada jugador había sido ya capturado”.

La federación española esgrime que sí informó a su homóloga francesa de la convocatoria de estos dos jugadores con el equipo de España y que esta nunca manifestó su oposición. El presidente, Alfonso Feijoo, había valorado en las fechas previas acudir al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) pero la nota publicada por la federación, que tiene 14 días para alegar, se limita de momento a declararse “decepcionada con esta resolución” y asegura estar “estudiándola a fondo con sus abogados para determinar y preparar los posibles recursos”.

Más información