Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Thauvin, “el nuevo Mozart”

El centrocampista francés del Marsella suma más goles que ningún otro compañero (26) y su capacidad para asistir (18) genera desconfianza en el Atlético

Thauvin, durante un entrenamiento del Olympique de Marsella en Lyon.
Thauvin, durante un entrenamiento del Olympique de Marsella en Lyon. EFE

En las páginas de los diarios deportivos franceses aparecen anuncios con su rostro. Le nouveau Mozart (El nuevo Mozart), como le apodan, es la imagen de la empresa de telefonía que patrocina al Olympique de Marsella, y donde Florian Thauvin (Orleans, 25 años) luce como reclamo después de haberse convertido en uno de los jugadores más destacados de Francia en la última temporada. Este centrocampista zurdo, tremendamente habilidoso y con facilidad para marcar, acumula 26 goles en 52 partidos (tres de ellos en la Europa League) y 18 asistencias (dos en Europa), de ahí que se haya convertido en la mejor arma ofensiva de su equipo por delante de Germain (16 dianas) y Ocampos (13).

"Cuando me cabreo, ahora me calmo, he aprendido a controlar esas situaciones. Nunca me he sentido más fuerte que ahora que he aprendido a dejar mi ego en casa", asegura. La suya es la historia de tantos jugadores que no lucen hasta encontrar un ecosistema favorable. Tras destacar en el Bastia donde fue elegido mejor jugador joven en 2012 y al que llegó tras disolverse el Grenoble, recaló en el Lille, donde nunca llegó a debutar. Tras salir cedido al Bastia acabó fichado por el Olympique de Marsella, que pagó por él 15 millones de euros, aunque tras dos temporadas (15 goles en 81 partidos) y con el beneplácito de Marcelo Bielsa, que entrenaba entonces al equipo, se marchó al Newcastle inglés por 17 millones de euros. Nunca llegó a aclimatarse al juego de las islas (un solo gol en 16 partidos) y regresó primero cedido y después fichado de vuelta al Marsella. "Es un jugador lleno de condiciones que con el tiempo podría llegar a ser uno de los mejores del mundo", dijo de él Bielsa. "Me ha aportado mucho y eso que me sustituía muchas veces", advierte sobre el argentino Thauvin.

El multimillonario estadounidense Frank McCourt validó su regreso definitivo en 2017 y los números han terminado por darle la razón. "Lo importante es el equipo, todos tenemos que trabajar en esa perspectiva", reconoce el jugador. Lo cierto es que estas declaraciones advierten un compromiso grupal inexistente en sus años anteriores. Acusado de individualista, su caracter llegó a suponer un problema para los gestores de los distintos clubes en los que militó. Más maduro hoy, su continuidad en el Marsella resultó un alivio para todos. Hace tres días el jugador, pretendido por varios clubes europeos y con serias posibilidades de acudir al Mundial de Rusia con Francia, anunció su compromiso con el equipo en el que ha explotado.

"Sabemos que tienen jugadores muy desequilibrantes por las bandas. Payet y Thauvin son jugadores muy peligrosos", reconoció ayer Diego Simeone. "El Atlético es un gran equipo, más fuerte que los que hemos eliminado hasta ahora (Braga, Athletic, Leipzig y Salzburgo). Tienen grandes jugadores, un gran entrenador, jugaron dos finales de la Liga de Campeones y están acostumbrados a los grandes partidos europeos. Ellos son claramente favoritos, pero haremos todo lo posible para dar la sorpresa", asegura.

Su ubicación en el costado derecho del centro del campo y la presencia de Payet en el lado contrario evidencian la voluntad de Rudi García de jugar con extremos a pierna cambiada para aprovechar su golpeo a portería en las jugadas de ataque. De ejecución rápida y buena visión del espacio abierto, Thauvin es una pieza a considerar para el Atlético. "No podemos hacer una temporada tan hermosa, tan excepcional, y no lograr nada al final", augura el francés.