Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético de Madrid gana la Europa League con un doblete de Griezmann

El equipo de Simeone golea al Marsella (3-0) bajo la batuta del delantero y levanta su tercera Europea League, el primer gran título desde la Liga de 2014

Final de la Europa League 2018 Ver fotogalería
Griezmann, Thomas y Lucas celebran el título. REUTERS

Después de dos finales de Champions League perdidas ante su eterno rival, el Atlético de Madrid se reencontró con la gloria en Lyon, abrazando el título que abrió el periodo más triunfal de su historia reciente, la Europa League. Los rojiblancos, gobernados por un jugador genuino, Griezmann, golearon al Olympique de Marsella (0-3) y sumaron su tercera Liga Europa tras las conquistadas en 2010 y 2012, la última ya bajo la batuta de Diego Pablo Simeone, esta vez obligado espectador desde la grada al estar sancionado.

Su sitio como director de orquesta lo ocupó Germán el 'Mono' Burgos. Pero el que dirigió todo no fue él, sino Griezmann. Un error garrafal de Anguissa en la salida de balón terminó con el delantero realizando la danza habitual del Fortnite, su última celebración. El balón le cayó a los pies, encaró a Mandanda y no falló. El gol no tornó un partido del que se despidió entre lágrimas el lesionado Payet. Ni con el golpe que le supuso a la escuadra de Rudi García perder a su estrella terminó de asentarse un Atlético que no cogió el mando del encuentro hasta la segunda parte. Culminado el paso por los vestuarios, no tardó ni un segundo el equipo español en imponer su ley. Lo hizo nuevamente bajo la batuta de su estrella y el acompañamiento de un gran Koke. De los pies del madrileño nació la genialidad del siete, que recibió al espacio y con una picadita superó a Mandanda, firmó el doblete y puso el trofeo en bandeja para los suyos.

No hubo mucha historia más allá del segundo zarpazo de Griezmann. Solo un cabezazo al palo del punta griego Mitroglou inquietó a un Atlético que sentenció con un tanto de Gabi. La sentencia del capitán y la entrada del símbolo, Fernando Torres, clausuraron un nuevo hito europeo del Atlético, el primero del 'Niño' días antes de su adiós.