Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orquesta filarmónica de Smyslov

El más armónico de los campeones del mundo da un recital de virtuosismo en la coordinación de sus piezas

Según para quién, las piezas de ajedrez pueden ser unos trozos de madera o plástico moldeados de diferentes formas. Vasili Smyslov (1921-2010) los transformaba en una colección de instrumentos musicales afinados a la perfección, también capaces de convertirse en bailarines de una danza mágica que transportaba a los espectadores al nirvana intelectual.

Es probable que el aficionado sienta algo así cuando vea esta partida de Smyslov frente a un rival duro, el soviético Liberzon (que luego emigró a Israel) capaz de poner las cosas difíciles a uno de los campeones del mundo de la época con un sacrificio de pieza muy interesante. Una partida muy bella es una obra de dos grandes artistas. El finísimo Smyslov responde con un electrizante sacrificio posicional de dama a medio plazo. Y la armonía deja de ser un concepto para convertirse en un excelso arte geométrico.

Posición inicial:

Blancas: Ta1, Tf1, Rg1, Ab2, Ce2, Ag2, Cd4, Db3; peones en b5, c4, d5, e3, f2, g3 y h2.

Negras: Tb8, Tf8, Rh8, Dd7, Af7, Ag7, Cf6, Cg6; peones en b6, c7, d6, e4, f5, g5 y h7