Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Betis de Setién jugará en Europa

Victoria con golazo de Fabián ante un Málaga digno, pero sin pegada

Fabián celebra su gol, que mete al Betis en Europa.

No hay quien detenga al Betis de Quique Setién. El conjunto andaluz se impuso en el derbi regional al Málaga y aseguró la séptima plaza. Por lo tanto, la próxima temporada jugará en Europa. Un éxito del técnico cántabro y sus jugadores, sin duda. Cuatro años después de su último descenso, el Betis vuelve a la Liga Europa, donde desea dar guerra. Eso será otra historia. El sello al pasaporte continental lo logró el Betis ante un digno Málaga, que solo dobló las rodillas después de un soberbio disparo con la izquierda de Fabián, una de las revelaciones de la Liga, como el propio equipo. No estuvo fino el Betis, en especial en el primer tiempo, donde acusó la baja de Bartra, sancionado, y el Málaga le dio mucha guerra. Mejoró bastante en la segunda, cuando Setién movió bien las piezas y dio entrada a Loren y Guardado, que dinamizaron su juego. Al Málaga le pesó mucho su ausencia de pegada y un error infantil de Rosales cuando ganaba 0-1.

Betis

5-4-1

Quique Setién

31

Pedro López

23

Mandi

28

Júnior Firpo

19

Barragán

5

Cambio Sale Tello

Jordi Amat

14

1 goles Gol

Durmisi

17

Cambio Sale Guardado Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Joaquín

10

Cambio Sale Loren Morón

Boudebouz

3

Javi García

6

1 goles Gol

Fabián

9

Sanabria

1

Roberto

3

Diego González

4

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Luis Hernández

2

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Miquel

25

Lacen

8

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Adrián

18

Rosales

22

Cambio Sale Samu García

Lestienne

26

1 goles Gol

Youssef En-Nesyri

17

Cambio Sale Ideye

Success

24

Cambio Sale Bueno

Diego Rolán

Málaga

3-4-3

José González

La fiesta en el Benito Villamarín, con 53.000 espectadores, justificó el gris choque de un Betis, que, no obstante, tiene la fortuna de cara. Los datos no mienten. Son ya ocho los partidos que acumula sin perder (siete triunfos y un empate), síntoma de que ha llegado al tramo decisivo en plena forma, con todas sus piezas bien ensambladas y una extraordinaria comunión con su gente. No importó que Joaquín o Sanabria no jugaran un buen choque. Elementos como Fabián o Guardado resultaron vitales en un triunfo justo, aunque menos vistoso que en anteriores ocasiones. Fabián, en el Betis desde los ocho años, disfrutará con su equipo del alma en Europa. Fue muy digno el Málaga en el feudo de un equipo en plena racha. Los jugadores de José González se sobrepusieron a un ambiente festivo y con un novedoso planteamiento de tres centrales le pusieron las cosas muy difíciles a su rival. Sufrió el Betis en la primera mitad, pero nada impidió la fiesta. Fabián recibió un pase de Javi García y perfiló su fantástica zurda para ponérsela imposible a Roberto. Un golpeo fantástico que elevó al éxito a este buen Betis.

Un Betis herido por la ausencia de Bartra, sancionado, y con problemas en el centro del campo ante la buena labor de contención de Lacen y Adrián. El Málaga, huérfano de presión y ya descendido, jugó al fútbol con la mente limpia. El impacto de lo mental en este deporte es fascinante. Los malaguistas mostraron su mejoría desde el primer minuto y se mostraron dispuestos a aguar la fiesta verdiblanca. El Betis casi nunca encontró el fútbol que le ha hecho ganar tantos partidos en el último tramo liguero. Setién escogió al delantero menos en forma, Sanabria, y Boudebouz casi nunca pudo combinar con Joaquín para crear superioridad y ataques claros.

El único recurso con el que contó el Betis fueron sus laterales. Barragán lanzó al larguero a los siete minutos y Durmisi, que recuperaba la titularidad, se mostraba activo por la izquierda. Argumentos que apenas alteraron a un Málaga que se adelantó en una jugada en la que crujió el sistema defensivo del Betis. Success se marchó de Junior y la puso al hueco, donde la velocidad de En Nesyri hizo añicos a Amat. El buen gol del marroquí acababa con una racha de seis encuentros sin recibir gol del conjunto bético. El Málaga, sin embargo, no fue capaz de mantener mucho tiempo su justa superioridad en el marcador. Por errores como el de Rosales está en Segunda División. El lateral derecho realizó un movimiento incomprensible en una pared de Joaquín bastante previsible. Rosales, que ha hecho una temporada muy floja, le dio el gol en bandeja a Durmisi. No se relanzó el Betis, insulso, sin chispa y demasiado lento. El Málaga siguió a lo suyo y los de Setién, atascados, echaban en falta una marcha más para darle un revolcón al choque.

El Betis se estiró en la segunda mitad, acumulando más jugadores por delante del balón. No obstante, su juego siguió siendo demasiado pausado, sin apenas capacidad de sorpresa. Setién se dio cuenta de que necesita fútbol y el Betis tiene un jugador que lo entiende de maravilla. Es Guardado. En apenas unos minutos en el campo, el mexicano dio una lección de colocación. No es casualidad que su entrada en el campo le diera alas a Fabián para buscar la corona del área. Desde allí, el canterano dibujó un pase a la red con su pierna izquierda. Estalló de júbilo el Benito Villamarín con el golazo. El Málaga se rindió. Ya hizo demasiado. Los verdiblancos controlaron el final del choque sin demasiados apuros y se dio rienda suelta a la fiesta. La grada vibró con los suyos y Setién rompió a llorar de la emoción. El Betis vuelve a ser Eurobetis. 

Más información