Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llull: “Ver cómo el Palacio se vuelve loco es maravilloso”

El líder del Madrid celebra su vuelta a la competición en un día clave. "Nunca me han dejado solo y aquí estoy de nuevo, señala. “Es un gran día para el madridismo", añade Laso

Llull, ante el Panathinaikos
Llull, ante el Panathinaikos

Volvieron los gritos de furia al Palacio. Ocho puntos determinantes en el último cuarto, dos triples de videoteca después de fallar cinco, un regreso a la altura de su idilio con la épica. “Lo había soñado muchas veces y la gente se ha volcado conmigo. Que tanta gente se alegre de mi vuelta habla muy bien del baloncesto”, explicó Sergio Llull en las galerías del Palacio tras su reaparición. “Era el momento, se consensuó entre todos. Estaba listo para echar una mano al equipo. No he corrido en la recuperación, he ido con calma y el trabajo de todos ha resultado. Estoy de aquí de nuevo”.

Como siempre, saltó el último a la pista, de punta en blanco, feliz, sonriente de volver al hábitat donde construyó su leyenda; y en el WiZink Center se desencadenó toda una coreografía diseñada para celebrar el regreso del ídolo. “Es muy complicado resumir lo que he sentido. Ha sido un día muy emocionante para mí. No veía la hora de que empezara el partido y, después, el recibimiento ha sido espectacular. Se me ha puesto la piel de gallina. Lo recordaré siempre y estoy muy agradecido a los que han venido a apoyarme y a llenar el Palacio (11.246 espectadores)”, contó tras rendir al Panathinaikos. Pasaba página a 259 días de suplicio. “Ha habido muchos momentos duros, pero nunca me han dejado solo. Es una lesión bastante solitaria, con muchas horas de gimnasio… Me acuerdo del primer mes, sin poder moverme del sofá, con muletas para ir a todos los lados. Ahora voy a intentar ayudar en todo lo que pueda y sumar”, prosiguió en su emotivo relato. “Estaba nervioso, no voy a mentir. Son ocho meses y medio sin jugar y había mucha expectación con el regreso. Quería hacerlo bien y estaba con el cosquilleo de los partidos especiales. He intentado centrarme en ayudar al equipo a ganar y a poner el 2-1 en la eliminatoria”, señaló antes de pasar a analizar su partido.

“No estuve acertado al principio, estaba acelerado. Pero al final he tomado esas decisiones y han salido bien. Ha salido la rabia acumulada y la alegría. Ver cómo el Palacio se vuelve loco es maravilloso. Ahora es clave ganar el viernes”, sentenció mientras Laso se deshacía en elogios hacia el emblema madridista en la sala de prensa. “Hoy es un gran día para el madridismo y para todos los que han apoyado a Llull en su lesión. Aunque me joda decirlo, parecía que era más importante su vuelta que el partido. Es un jugador especial por lo que transmite. Va más allá de las canastas, lo rebotes o las recuperaciones. Es nuestro referente y estamos muy contentos de tenerlo de vuelta”, afirmó el técnico madridista.

“Me preguntaban antes del partido por la restricción de minutos de Llull…ya lo habéis visto. Ya me pelearé como pueda con los doctores y con los físios, sabiendo que son los que han hecho también un gran trabajo para que Sergi vuelva a ser el mejor jugador de Europa. Independientemente de ese galardón, que lo tiene, lo que da al Real Madrid está muy por encima de si juga bien o mal, que además suele hacerlo bien”, confesó Laso antes de hacer un aparte para reconocer al otro protagonista de la victoria del Madrid. “Es el día de Llull, pero habría que hablar también de Carroll. El trabajo del equipo es el que hace que puedan brillar jugadores. Llull y Carroll son los que han resaltado, pero ha brillado el equipo”, contó el técnico madridista. En el expediente de Carroll: 17 puntos sin fallo, con 3 de 3 en tiros de dos y 3 de 3 en triples; 11 puntos en el último cuarto que, sumados a los ocho de Llull, ponen al Madrid a un paso de la Final Four de Belgrado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información