Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La apoteosis del soldado Landesberg

El alero del Estudiantes, que superó la formación de las fuerzas armadas israelíes antes de jugar en el Maccabi, se encumbra con sus 48 puntos ante el Barça, la mayor anotación en la Liga desde 1994

Landesberg celebra uno de sus triples ante el Barça
Landesberg celebra uno de sus triples ante el Barça acbphoto

Tardó 18 segundos en anotar el primero de sus 8 triples ante el Barça y acabó firmando el partido de su vida en la victoria del Movistar Estudiantes (95-100). Sylven Landesberg se encumbró en el Palau Blaugrana con un expediente histórico: 48 puntos —7 de 11 en tiros de 2; 8 de 11 en triples; 10 de 11 en tiros libres—, 5 rebotes, 3 asistencias, 9 faltas recibidas y 52 de valoración en 35m 44s.

Fue la mayor anotación en la Liga desde que Michael Smith lograra 50 puntos en 1994 en un Pamesa Valencia-Natwest Zaragoza; a 17 del récord histórico de Walter Szczerbiak en 1976 (65 ante el Breogán); a 6 de la mejor marca de la ACB de Epi (54 en el curso 1983-84); a solo un par de los 50 que anotaron dos leyendas del Ramiro de Maeztu: José Luis Sagi-Vela (1969) y David Russell (1984). Fue la mayor valoración en 12 años, desde los 54 que hizo Pete Mickeal en un Leche Río Breogán-TAU Cerámica de la 2005-06; a 14 créditos de la plusmarca de Sabonis en 1995 (66, con 32 puntos y 27 rebotes).

“Ha sido una salvajada. Son números de otra época”, resume Willy Villar, director deportivo del Estudiantes, uno de los artífices del fichaje de Landesberg el pasado verano para cubrir la vacante de Edwin Jackson (máximo anotador de la Liga el curso pasado). “El Maccabi inició una reconstrucción y dio la baja a 12 jugadores, algunos con contrato en vigor como Landesberg. Nosotros vimos la ocasión y él la oportunidad para ganar confianza, volver a sentirse importante y relanzar su carrera”, prosigue Villar.

De madre trinitense y padre judío, Landesberg nació en Brooklyn (Nueva York) hace 27 años, estudió en Estados Unidos, destacó jugando al baloncesto en las universidades de St. John’s y Virginia y soñó con la NBA hasta los 20 años. Se quedó fuera del draft de 2010 y, aprovechando su origen paterno, voló a Israel para hacer carrera. Superó la formación militar necesaria para confirmar la nacionalidad israelí y, tras dos temporadas a buen nivel en el Maccabi Haifa, dio el saltó a un grande: el Maccabi de Tel Aviv. Vistió de amarillo durante un lustro y se coronó campeón de Europa en 2014 con David Blatt en el banquillo. El volantazo al proyecto le trajo a la Liga Endesa.

“Había coincidido con Caner-Medley en Tel Aviv y él terminó de convencerlo”, retoma Villar sobre el alero, de 1,98m, máximo anotador del campeonato con 20 puntos de media por partido. “Su humildad y ganas de reivindicarse calaron en el vestuario. Se adaptó rápido y eso le permitió alcanzar pronto una gran regularidad competitiva. Después, hay que tener un estilo determinado para que este tipo de jugadores encaje. Nosotros jugamos un baloncesto alegre y ofensivo, que es su mejor ecosistema. Si jugáramos andando y a meter 50 puntos no sería tan fácil. También influye que los compañeros entiendan que es la referencia y le busquen”. En 13 de las 24 jornadas previas sumó por encima de los 20 puntos, solo en dos bajó de los 10. Ante el Barça llegó su apoteosis. “Cuando firmé intenté entender lo que es el Estudiantes. Sé que es como una academia, que saca jugadores de la cantera para convertirles en profesionales, así empezamos todos. Es un club con mucha historia y espero ayudar a continuarla”, dijo Landesberg a su llegada. Ayer se abrió un hueco en su enciclopedia.

Causeur rescata al Madrid ante Unicaja (88-89)

En el resto de la jornada, Fabien Causeur resolvió un duelo mayúsculo en Málaga. El Real Madrid se impuso a Unicaja (88-89) gracias a la sobresaliente actuación del francés, que anotó 21 puntos (con 3 de 4 en triples) y decidió el duelo con una entrada a canasta a dos segundos del final. Los 25 puntos de Nedovic y los 20 de McCallum no fueron suficientes para el Unicaja, que ve peligrar su puesto de playoff. Los triunfos del Joventut ante el Gran Canaria (92-91), del Betis en Fuenlabrada (91-94) y del Burgos frente a Obradoiro (86-77) aprietan también la pelea por escapar del descenso.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información