Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi, en alerta amarilla

El delantero argentino no completó el entrenamiento junto a sus compañeros y el Barcelona encara un mes cargado de partidos con su columna vertebral tocada

Messi, este jueves, entre Alcácer e Iniesta, en la parte del entrenamiento que pudo completar con sus compañeros. Ampliar foto
Messi, este jueves, entre Alcácer e Iniesta, en la parte del entrenamiento que pudo completar con sus compañeros. FCB

Ausente en el campo, presente en el vestuario. Messi saltó del palco del Wanda Metropolitano a los camarines para intentar levantar la moral de sus compañeros, en terapia intensiva, tras la paliza que le propinó España. “Salgan de acá con la cabeza en alto, esto los vamos a sacar todos juntos. Tranquilos”, le pidió el capitán de la Albiceleste a sus compañeros, tras la goleada histórica en la casa del Atlético de Madrid. Hace ocho años, cuando en el Mundial de Sudáfrica, el entonces entrenador de Argentina, Diego Maradona, le soltó el brazalete de capitán por primera vez, Messi estaba inquieto. “Solo le vi nervioso una vez”, contó Juan Sebastián Verón, tiempo después; “fue antes del primer partido con Grecia. No era la responsabilidad ni el liderazgo lo que lo incomodaba. Era que tenía que dar un discurso ante sus compañeros”. Hoy, Messi borró la timidez de sus registros. Es el líder total de una selección, especialmente tocada después del duelo ante España. El partido que el 10 azulgrana más ganas tenía de jugar. Sus molestias musculares en el aductor de la pierna derecha no se lo permitieron.

La idea de Jorge Sampaoli, técnico de la selección argentina, era que Messi jugara ante Italia y descansara ante España. No quería cargar de minutos las piernas del 10, ya con la tensión al límite en la dura temporada del Barcelona. Pero el rosarino le llegó tocado a la ciudad deportiva del Manchester City, donde Argentina se preparó para el duelo ante la Azurra. Nunca hubo un parte oficial de la AFA, solo la palabra de Sampaoli. “Vamos a esperar hasta último momento”, advirtió en la previa ante Italia. “Preferimos que, como tenía esa molestia, no participara”, explicó después de la victoria ante Italia (2-0).

El Barça estudia ir al TC para que se puedan exhibir ‘esteladas’

Antes de la final de la Copa del Rey, entre el Barcelona y el Sevilla, que se disputará el próximo 21 de abril en el Wanda Metropolitano, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) rechazó por inadecuado el recurso presentado por el FC Barcelona contra la prohibición de exhibir esteladas (bandera independentista) en la final de la Copa en 2016.

El TSJM entiende que el Barça “estatutariamente no puede defender el derecho de sus socios a portar banderas de determinadas tendencias políticas”. Según interpreta el Barcelona, es una sentencia técnica que pone en discusión la legitimación activa como club a la hora de defender a sus socios. “Nosotros lo que pedimos es defender la libertad de expresión de nuestros socios”, aseguran desde el Barcelona. La entidad azulgrana va a estudiar si presentar un nuevo recurso, esta vez ante el Tribunal Constitucional.

La incertidumbre creció cuando Messi no participó en el primer entrenamiento de Argentina en Madrid. “Me molesta”, explicó el 10. El capitán entrenó con normalidad antes del partido ante España, aunque finalmente no compareció en el césped del Metropolitano. “Leo tuvo una semana muy buena de entrenamientos, pero seguía con fatiga”, desveló Sampaoli. El rosarino regresó a Barcelona el martes por la noche junto a Piqué, Iniesta y Jordi Alba, y el miércoles descansó. “Creo que no es importante”, dijo Ernesto Valverde el miércoles en la presentación de la 14ª edición del libro Relatos Solidarios del Deporte. “Estoy tranquilo, él se conoce muy bien. Terminó bien el último partido (ante el Athletic), pero es verdad que tenía una pequeña molestia”. Y ayer, el Barcelona informó de que el 10 no completó el entrenamiento junto a sus compañeros. Trabajó un poco con el grupo, otro poco al margen.

Sin Busquets

El problema para el Barça es que Messi no es el único que llegó entre algodones. Ter Stegen no jugó el amistoso ante Brasil y Piqué tuvo molestias en la rodilla en el partido ante Argentina. Valverde, en cualquier caso, ayer pudo contar durante todo el entrenamiento con el catalán y el alemán. El único que no pisó el campo Tito Vilanova fue Busquets. El pivote, que se ejercitó en el gimnasio, continúa con la recuperación de su fractura en el dedo meñique del pie derecho. Ter Stegen y Piqué viajarán a Sevilla; Busquets, no. La presencia de Messi, sin embargo, está en el aire.

En los próximos 21 días, al Barcelona le esperan siete compromisos. El Sevilla, el Leganés, el Valencia y el Celta por la Liga; la Roma por los cuartos de final de la Champions; y de nuevo el Sevilla en la final de la Copa del Rey. Justo cuando el Barça encara la recta final de la temporada, Valverde tiene tocada a su columna vertebral. Un dolor de cabeza añadido, cuando es Messi el que está en alerta amarilla.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información