Perder para ganar, una furtiva carrera en la NBA

La derrota de Memphis por 61 puntos agudiza la mala imagen de los equipos que se dejan ir para tener más opciones en el ‘draft’

Kidd-Gilchrist y Green, en el Charlotte-Memphis.
Kidd-Gilchrist y Green, en el Charlotte-Memphis.Chuck Burton (AP)

La pregunta se hace inevitable cuando un equipo como Memphis pierde por 61 puntos, la sexta mayor paliza en la historia de la NBA. ¿Son realmente tan malos para sufrir semejante vapuleo ante Charlotte (140-79)? Es cierto que no jugó Marc Gasol, no se sabe muy bien por qué, pero tampoco Dwight Howard, suspendido tras haber acumulado 16 faltas técnicas. Es más, ¿son tan malos los Grizzlies, pese a no contar con Mike Conley, como para ser los últimos tras perder 22 de sus últimos 23 partidos?

Más información

La suspicacia es cíclica porque el que no corre vuela en la NBA. La picaresca de los equipos que hace ya días se han quedado sin opciones de clasificarse para los playoffs les sitúa ante una tentadora posibilidad: perder para salir ganando. Las normas de la Liga conceden un mayor porcentaje de posibilidades de elegir en los primeros lugares del próximo draft a los equipos peor clasificados. El sistema tiende a igualar el potencial de los equipos. Pero en realidad, puede conllevar un punto perverso. Se sospecha, como sucede cada año, que los peores, esta vez Atlanta, Phoenix, Memphis, Dallas, Orlando, Brooklyn o Sacramento, sucumben a la tentación de dejarse ir para clasificarse lo peor posible.

De esa forma, tendrán más posibilidades de elegir a Luka Doncic o a las principales estrellas universitarias de la próxima hornada (Michael Porter de Missouri o DeAndre Ayton de Arizona, por ejemplo) en la ceremonia que se celebrará el 21 de junio. La sospecha sobre esa táctica, tan extendida que se ha etiquetado con el nombre de tanking, provocó que la NBA adoptara una nueva normativa. Pero no entrará en vigor hasta 2019. Este año, el equipo con más derrotas contará con un 25% de posibilidades de elegir al número uno del draft, el segundo peor, con un 19,9% y el tercero, con un 15,6%. El año próximo, cuando entre en vigor la nueva normativa anti-tanking, los tres equipos con peor balance tendrán el mismo porcentaje de posibilidades de elegir al número uno del draft, un 14%.

Resulta difícil probar la existencia del tanking. Algunos equipos alegan que no se dejan ganar sino que, dada su situación, prefieren concentrar sus esfuerzos en prepararse, especialmente a los más jóvenes, para la siguiente temporada. Eso es lo que llevó a Marc Gasol, frustrado por la sucesión de derrotas y el modo de proceder de Memphis, a declarar: “Esta Liga no es para desarrollar jóvenes, para eso hay otra competición. Esto es la NBA, no la G-League”.

Mark Cuban fue multado con 600.000 euros por declarar: “Perder es nuestra mejor opción”

Mark Cuban, el locuaz propietario de Dallas Mavericks, fue explícito en un podcast el 18 de febrero. “Probablemente no debería decir esto, pero, como cené con un montón de jugadores la otra noche... Ya sabes, no estábamos compitiendo por los playoffs. Mira, perder es nuestra mejor opción”, le dijo al entrevistador. La NBA multó a Cuban con 600.000 dólares a raíz de esas declaraciones.

El comisionado Adam Silver remitió un informe a las 30 franquicias de la Liga en el que advertía: “En los últimos años hemos tenido cuidado en distinguir entre los esfuerzos que los equipos hacen para reconstruir sus plantillas y las circunstancias en que los jugadores o entrenadores actúan para perder partidos. Lo primero puede ser una estrategia legítima para construir un equipo exitoso dentro de los límites de las reglas de la Liga; lo segundo —que no esperamos ver nunca—, no tiene cabida en la NBA. Si alguna vez tenemos la evidencia de que los jugadores o los entrenadores intentan perder o toman medidas para que el resultado de un partido no se corresponda con los méritos competitivos, la Liga responderá a esa conducta de la manera más rápida y severa posible”. Un propósito que se antoja muy difícil de llevar a cabo.

Sobre la firma

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción