Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

El pelotazo de Conley y los jugadores de la NBA

Los ingresos televisivos triplican los anteriores y disparan los nuevos contratos, algunos por encima de los 30 millones de dólares anuales

Mike Conley. Ampliar foto
Mike Conley. REUTERS

Mike Conley, el hijo del campeón de triple salto en los Juegos de Barcelona en 1992, ha batido, 24 años después, un récord de índole muy diferente. No solo porque Conley, lejos de dedicarse al atletismo, es un jugador de baloncesto, sino porque su plusmarca se sitúa en el ámbito económico. Acaba de firmar un contrato por cinco temporadas y 153 millones de dólares, 137,3 de euros. Es decir, ha superado la barrera de los 30 millones de dólares por temporada, una cifra muy superior a los 24,5 que situaban a Carmelo Anthony, la estrella de los New York Knicks, como el jugador mejor pagado para la próxima temporada. Hasta ahora, solo Michael Jordan, en 1997 (30,1) y en 1998 (33,1), y Kobe Bryant, en 2014 (30,4), habían superado los 30 millones por temporada.

A sus 28 años, y establecido como base titular de los Memphis Grizzlies, Conley no ocupa los puestos estelares de la NBA. No ha logrado adornar su carrera con alguna presencia en un All Star y, pese a las bajas, acaba de ser descartado de la lista definitiva de Mike Krzyzewski para los Juegos Olímpicos. Sin embargo, estaba en el lugar exacto en el momento oportuno. Había concluido su contrato tras nueve temporadas en los Grizzlies. Tenía que firmar otro precisamente en el momento en que el límite salarial de las franquicias de la NBA pasa de los 70 a los 94,1 millones de dólares, 85 millones de euros. Existe un límite, y también un mínimo salarial. Cada franquicia debe invertir al menos 84,7 millones de dólares en el pago a sus jugadores, 76 millones de euros.

Noah. ampliar foto
Noah. AP

El mercado, abierto desde el día 1, se ha revolucionado. Los Grizzlies de Marc Gasol, en su intento de alcanzar el primer anillo de su historia, han apostado muy fuerte. No solo han renovado a Conley, también han fichado a Chandler Parsons. El alero procedente de Dallas percibirá 94 millones de dólares, 83,3 de euros, por cuatro temporadas. La lluvia de millones es posible gracias al contrato que entra en vigor por el que las cadenas de televisión (ESPN, ABC y Turner) triplican su apuesta. Pusieron sobre la mesa 24.000 millones de dólares por las nueve próximas temporadas, unos 2.666 millones anuales frente a los 900 que pagaba hasta ahora a la NBA.

Una de las principales estrellas del mercado es Kevin Durant, que está previsto que anuncie su equipo para los próximos años de manera inminente tras haber mantenido contactos con Golden State, San Antonio, Clippers, Boston y Miami. No se descarta que permanezca en Oklahoma City. Y también LeBron James, aunque en su caso todo indica que renunció a una opción para prorrogar su anterior contrato con los Cavaliers, con el objetivo de firmar otro de dos años con el mismo equipo. La intrincada estrategia le permitiría franquear en 2017 el récord de los 33 millones establecido por Michael Jordan en 1998.

Boston firma a Horford por cuatro años y 113 millones; Charlotte, a Batum por cinco y 120 millones; los Lakers, a Mozgov por cuatro y 64 millones; Atlanta, a Howard por tres y 70 millones

Los nuevos contratos se han disparado. Los Celtics acaban de ligar a Horford, que llevaba nueve temporadas en Atlanta, por 113 millones y cuatro temporadas. Charlotte ha firmado al francés Batum por cinco temporadas y 120 millones de dólares, 108 de euros. Toronto ha recompensado a DeRozan, tras la temporada más exitosa de la franquicia —finalista en el Oeste—, con un contrato de 139 millones de dólares, 124 de euros, por cinco años. Otros ejemplos son Whiteside (Miami, 98 millones, cuatro años), Drummond (Detroit, 130 millones, cinco años), Mozgov (Lakers, 64 millones, cuatro años), Lin (Brooklyn, 36 millones, tres años), Noah (Nueva York, 74 millones, cuatro años), Howard (Atlanta, 70,5 millones, tres años), Dellavedova (Lakers, 38 millones, cuatro años), Clarkson (Lakers, 50 millones, cuatro años), Biyombo (Orlando, 72 millones, cuatro años), Beal (Washington, 128 millones, cinco años), Bazemore (Atlanta, 70 millones, cuatro años) y Anderson (Houston, 80 millones, cuatro años).

Uno de los agentes libres más codiciados es Pau Gasol. Tras su excelente temporada en los Bulls, en la que ha promediado 16,5 puntos y 11 rebotes, el pívot español es pretendido por varios equipos, aunque no ha descartado su continuidad en Chicago.

El nuevo contrato televisivo será de largo la mayor fuente de ingresos para la NBA, pero los nuevos recursos se multiplicarán a partir de la temporada 2017-2018 cuando sus equipos puedan lucir la marca de un patrocinador en sus camisetas. Será también entonces cuando Nike sustituya a Adidas en la fabricación de los uniformes, tras haber firmado un contrato por ocho temporadas y 1.000 millones de dólares anuales con la NBA.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información