Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ben Yedder, de transferible a héroe

El delantero francés, que fue internacional en fútbol sala, se quedó en el Sevilla al no concretarse el fichaje de Batshuayi

N'Zonzi felicita a Ben Yedder. Ampliar foto
N'Zonzi felicita a Ben Yedder. REUTERS

“No sé si Ben Yedder estaba triste. Lo que sí es verdad es que no lo ha pasado muy bien en los últimos meses porque todos los futbolistas queremos jugar. Ahora solo podemos darle las gracias”. Son las palabras de Clément Lenglet, defensa central del Sevilla y otro de los puntales del histórico triunfo del conjunto andaluz en Old Trafford ante el United (1-2) que le abrió el paso a los cuartos de final de la Liga de Campeones. Ben Yedder fue el gran protagonista de una noche de ensueño. Cuando el delantero francés entró a calentar en la banda, los 2.000 aficionados del Sevilla presentes en el imponente estadio del Manchester comenzaron a cantarle a coro: “¡Todos queremos que marque Ben Yedder!”. El francés fusiló a De Gea con la derecha y luego remató con habilidad con la cabeza. Dos goles con mucha historia. “Se lo merecía. Pocos jugadores pueden presumir de hacer dos goles tan importantes en un campo como Old Trafford”, añade Lenglet.

La temporada no ha sido fácil para Ben Yedder. Introvertido y tímido, el atacante es un solitario que ni siquiera va en grupo con los franceses del Sevilla. Se muestra mucho más activo en las redes sociales que en persona. No obstante, en la fiesta en el vestuario posterior al triunfo ante el United, Ben Yedder soltó mucha presión en una celebración en la que cantó el himno del Sevilla y fue jaleado por todos sus compañeros. Después de un primer curso a las órdenes de Jorge Sampaoli en los que hizo 18 goles en todas las competiciones jugadas por el equipo andaluz, el club decidió darle un impulso a la delantera con la contratación de Luis Muriel por 21 millones de euros, el fichaje más caro de la historia del Sevilla.

En el presente ejercicio, con Eduardo Berizzo en el banquillo, Ben Yedder tuvo protagonismo en las alineaciones como titular. Un periodo de la competición donde brilló con luz propia en choques como los del Liverpool, al que le hizo tres goles en dos partidos, o el Maribor (tres tantos en el Sánchez Pizjuán). La llegada de Vincenzo Montella como entrenador a finales de diciembre le cambió la vida a Ben Yedder. El técnico se decidió por el colombiano Luis Muriel como delantero, puesto que lo conocía bien de su estancia en la Sampdoria. Ben Yedder se quedó fuera del equipo titular de Montella en los partidos más importantes de este año, como las eliminatorias de Copa ante Atlético y Leganés y la ida de los octavos contra el United.

La nueva situación provocó que el Sevilla planificara un cambio sustancial en su delantera en el pasado mercado invernal. La idea de los técnicos era la de mantener a Luis Muriel y fichar a Batshuayi, ahora en el Dortmund y antes en el Chelsea, y a Sandro. Ben Yedder fue colocado en el mercado y llegó a recibir suculentas ofertas del fútbol chino, a razón de cinco millones de euros por temporada. El Sevilla apostó fuerte por Batshuayi, con el que incluso llegó a tener un acuerdo. El potencial económico del Dortmund, que llegó a pagar 25 millones de euros por el belga, frustró la intentona del Sevilla. Llegó Sandro, jugaba Muriel y Ben Yedder acusó el golpe. “Estaba algo apocado. Pero decidió quedarse y luchar”, señalan desde el club. "Después de hacerle dos al United, se comió la cabeza por haber fallado el uno contra uno con De Gea", añaden acerca de su competitividad.

La jugada le ha salido bien a Ben Yedder, de 27 años, bendecido ya como uno de los nuevos referentes del sevillismo. Con ocho goles en la Liga de Campeones en un total de 23 remates, el galo tiene el mejor promedio (2,88 disparos por gol) de toda la Champions, donde es el segundo máximo goleador del torneo. Solo Cristiano Ronaldo, con 12 dianas, supera a este pequeño delantero francés que llegó a ser internacional con Francia de fútbol sala (en dos ocasiones) antes de dar el salto al fútbol. En Liga, Ben Yedder llena anotados seis goles, a los que hay que sumar tres en la Copa, los citados ocho de la Champions y todavía dos más anotados en la fase de clasificación de la Liga de Campeones. 19 goles que relanzan de nuevo a este peculiar delantero francés, ahora en la agenda de Deschamps para el Mundial pese a que no ha sido nunca internacional absoluto. Sí disputó tres citas con la sub-21, pero fue sancionado y apartado de las convocatorias tras participar en 2012 en una salida nocturna junto a otros compañeros, como Griezmann, tres días antes de un importante partido.

Muriel, la gran apuesta esta campaña, lleva ocho (seis en la Liga y dos en la Copa). Ninguno en la Champions. Ben Yedder, en cambio, triunfa en Europa.

Más información