Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El valor extra de Inui

El volante, adaptado a la cultura española, ejerce como reclamo de un partido amoldado al horario de Japón y que evidencia las estrategias comerciales de LaLiga y el Eibar

eibar - real madrid
Inui. ©GTRESONLINE

Ayer, un grupo de 14 ciudadanos de nacionalidad japonesa se dejó ver por la pequeña ciudad de Eibar. Conocieron la localidad y, como no, tuvieron la oportunidad de saludar al hombre que les había hecho recorrer más de 10.000 kilómetros para llegar al País Vasco: Takashi Inui. Invitados por LaLiga, inspeccionaron las instalaciones del Eibar, asistieron al entrenamiento del equipo y a la rueda de prensa de José Luis Mendilibar y pudieron charlar y llevarse prendas firmadas de su compatriota. Los visitantes nipones cerrarán hoy su particular tour por tierras guipuzcoanas asistiendo a las 13.00 horas al encuentro entre el equipo armero y el Real Madrid, especialmente programado para el mercado japonés, que vivirá el partido en su prime time, a las 21.00 horas.

MÁS INFORMACIÓN

La decisión tiene sentido si se atiende a que se enfrentan dos de los tres equipos de la competición que más audiencia tienen en Japón. El motivo de que el Eibar se haya posicionado tras el conjunto blanco y el Barcelona en el país asiático no es casualidad. La llegada en 2015 de Inui, uno de los jugadores japoneses con mayor experiencia internacional, colocó Eibar en su mapa de interés y por consiguiente llevó al club armero a poner en marcha una intensa estrategia de mercado para ganar terreno en Japón. "La internacionalización es una de las líneas que se propuso el club. Somos tan pequeños que no podemos competir con el resto y esta era una ocasión única", cuentan desde el Eibar, que ha aprovechando la visita del Madrid ha firmado un acuerdo de patrocinio exclusivo para el partido de hoy con la empresa nipona Lawson HMV Entertainment.

A la llegada de Inui, el club se centró primero en aclimatarle. El chico, de 29 años, está cada día más integrado a la cultura, la ciudad, y el equipo. "Entiende bastante español e incluso podría hablar mucho más, pero le da corte. En privado se atreve más", desvelan en el Eibar. Acompañado por un traductor durante muchos de sus entrenamientos de su primera temporada, Mendilibar pidió que le desquitasen de su sombra en la segunda. Creía el técnico que podría volverse contraproducente al encerrarle todavía más en su idioma y argumentaba que pese a sus problemas con el castellano era el primero en entender las jugadas. Actualmente, Inui es uno más en la localidad guipuzcoana. De hecho, es el único de la plantilla que mantiene allí su residencia. "Desde el primer día se instaló aquí y sigue porque dice que le parece lo más cómodo", afirman desde el club. Al margen de mantener como rutina el desayunar en la cafetería situada al lado de su casa, aseguran que apenas se deja ver por las calles de Eibar. Le describen como un tipo "casero". Con su familia en Japón, dedica parte de su tiempo libre a charlar con ellos por Skype o FaceTime.

Permiso para viajar a un acto con los Reyes de España

Inmediatamente después de allanar la adaptación del jugador, el segundo paso que dio el club fue el de empezar a estudiar todas las fórmulas posibles para explotar su presencia en el plano comercial y económico. Dos años y medio después los resultados de esa estrategia son más que satisfactorios tanto para el club como para LaLiga. Los contactos y convenios, continuos y diversos: desde mediar entre el organismo que preside Javier Tebas y la JLeague, la competición japonesa, en la firma de un acuerdo a ser invitado por la Embajada de Japón al cumpleaños de Akihito, el Emperador nipón. Por el camino, recibir a un grupo de seis entrenadores de la JLeague o recibir o enviar a equipos de categorías inferiores a diversos torneos, como el que disputará el alevín del Eibar en Japón en el mes de abril.

Pero sin duda, la acción más trascendente y llamativa tuvo lugar durante las últimas jornadas de la temporada pasada. Entonces, Inui fue reclamado para asistir a una recepción que el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, tributó a los Reyes de España. Todavía con la competición en juego, la idea en primer momento no convencía ni al jugador ni a Mendilibar. Finalmente, ambos terminaron cediendo y el jugador fue liberado en las jornadas 30 y 31.

"Siempre que surge la oportunidad, intentamos buscar un hueco y aprovecharla", dicen en el Eibar. Ahora, les toca afrontar la situación más importante y delicada de todas desde la llegada de Inui: renovar su contrato.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información