Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Tottenham le llega la hora de madurar ante la Juventus

El equipo inglés se juega la oportunidad dar el salto a la élite europea siete años después de su primera participación en la Liga de Campeones

Tottenham Juventus
Los jugadores del Tottenham, durante el último entrenamiento. Reuters

La última vez que el nombre del Tottenham se hizo un hueco en la elitista esfera europea, hace 35 años, en una agónica final de la Copa de la UEFA ante el Anderlecht que se decidió por penaltis después de que Danny Thomas fallase el quinto lanzamiento de los spursy el islandés Arnor Gudjohnsen (padre de Eidur, exjugador del Barcelona) hiciera lo propio en el bando belga, Mauricio Pochettino aun aguardaba el momento de convertirse en jugador de Newell’s.

Sin haber dado todavía una patada como profesional —debutó en 1988—, el equipo que acabaría dirigiendo ya transformado en uno de los entrenadores con mayor proyección de Europa conquistaba entonces su tercer título internacional (ganó otra UEFA en 1972 y una Recopa nueve años antes), pero se encaminaba hacia un abismo de tres décadas de sequía. La gloria jugaba al escondite con un club que veía cómo su estirón quedaba interrumpido.

Es probable que Pochettino tuviera en aquel momento como referente profesional a uno de argentinos de moda en los ochenta, Osvaldo Ardiles, Ossie, una institución en White Hart Lane, jugador excelso, orientador desde su retirada de un equipo que esta noche en Wembley ante la Juventus (20.45, beIN Sports) tiene la oportunidad de alcanzar los cuartos de final de la Champions gracias al empate de la ida (2-2) en Turín y hacerse por fin mayor.

“Después de nuestra gran fase de grupos hemos empezado a mejorar nuestra reputación en Europa”, analizó ayer Pochettino. “La temporada pasada fue decepcionante, pero ahora, tras nuestros triunfos sobre Real Madrid y Borussia Dortmund, en Europa nos están empezando a respetar mucho más”, defendió el técnico argentino, agarrado a una estadística que refrenda su análisis. Ningún otro equipo completó una fase de grupos más exitosa en puntos (16), logrando nueve de ellos en sus tres partidos como local. “Cuando vas a disputar esta competición, la segunda más importante que hay tras el Mundial, sientes que el ambiente es diferente. La gente está más emocionada, los jugadores más centrados. Sientes que no es una competición como otras”, resolvió.

La plantilla de la Juventus sobre el césped de Wembley. ampliar foto
La plantilla de la Juventus sobre el césped de Wembley. Getty

La retrospectiva del Tottenham advierte de su condición vigente de novato atendiendo a que su primera participación en la Liga de Campeones se produjo en 2010. Ese mismo año alcanzó los cuartos de final tras derrotar al Milan, que entrenaba Massimiliano Allegri, hoy en la Juventus, logrando la que es su mejor clasificación hasta la fecha.

Eclipsado en la Premier por el Manchester City —son cuartos a 20 puntos de los citizen—, y con la condición de aspirante eterno a un título doméstico que no conquista desde 1961, el enfrentamiento ante la Juventus, un gigante continental con dos orejonas y nueve finales disputadas, ofrece a los spurs la oportunidad de dar el salto en su dimensión como club.

La remontada en Turín después de que la Juve se adelantase 2-0 en el marcador supuso un impulso anímico gigantesco para un equipo que esta noche solo contará con las bajas del sancionado Aurier y el lesionado Alderweireld. Allegri recupera a Higuaín y a Dybala, ausente rdyr último en la ida. “Higuaín es uno de los mejores arietes del mundo junto a Harry Kane. No es fácil detener a un tipo de futbolista como él”, remarcó Pochettino. Él, Kane y el Tottenham se juegan dar el salto al patio de los mayores.