Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tottenham pide 350 millones de euros por Harry Kane

Daniel Levy, presidente del club de Londres, no se niega a vender a su estrella pero le pone un precio récord ante la insistencia de un intermediario que dice representar al Real Madrid

Kane marca de cabeza el gol decisivo al Arsenal. Ampliar foto
Kane marca de cabeza el gol decisivo al Arsenal. Action Images via Reuters

El Tottenham ha puesto precio a Harry Kane: 350 millones de euros.

Es la respuesta de Daniel Levy, presidente del club del norte de Londres, a la petición del agente que acudió hace una semana a interesarse por la situación del futbolista de moda en las Islas Británicas. El intermediario, que hace servicios para algunos de los principales clubes del continente, dijo actuar en nombre del Real Madrid, según fuentes próximas al Tottenham.

Tottenham

4-2-3-1

Mauricio Pochettino

1

Lloris

2

Trippier

33

Ben Davies

6

Davinson Sánchez

5

Vertonghen

23

Eriksen

7

Cambio Sale Lamela

Heung-Min Son

15

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Eric Dier

20

Cambio Sale Wanyama

Dele Alli

19

Dembélé

10

1 goles Gol

Kane

33

Cech

18

Monreal

6

Koscielny

20

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Mustafi

24

Hector Bellerin

35

Cambio Sale Alex Iwobi

Mohamed Elneny

10

Wilshere

29

Cambio Sale Welbeck

Xhaka

11

Özil

14

Aubameyang

7

Cambio Sale Lacazette

Mkhitaryan

Arsenal

4-3-3

Arsène Wenger

Famoso por su destreza como negociador, Levy informó de dos cosas. Primero, que está dispuesto a poner en el mercado al delantero; y segundo, que solo lo vendería por un precio que supondría el récord absoluto en la historia de los fichajes en un sector notoriamente inflacionado en los últimos años.

Levy fue el primer dirigente en alcanzar la cota de los 100 millones de euros en la venta de un futbolista cuando traspasó a Gareth Bale al Madrid, en 2013. Desde entonces, cuatro futbolistas han superado esa línea psicológica. Paul Pogba pasó de la Juve al United por 105 millones de euros en 2016; Dembélé fue transferido del Dortmund al Barcelona por 105; Neymar saltó del Barcelona al PSG por 222 y, el último, Coutinho del Liverpool al Barcelona por 160.

Autor del gol de la victoria en el derby que su equipo disputó este sábado contra el Arsenal (1-0) en Wembley, el nueve de la selección de Inglaterra integra el grupo de jugadores más valorados por los analistas que trabajan para los clubes que lideran los ingresos en Europa. Junto con Messi, Mbappé, Neymar y Pogba, conforma el quinteto dorado. A sus 24 años es el máximo goleador de la Premier con 23 goles y la web de referencia en el mercado, Transfermarkt, le tasa en 120 millones de euros, los mismos con que rotula a Mbappé, por quien el PSG pagó 180 millones el verano pasado.

Además de los factores técnicos, hay elementos intangibles que incrementan la cotización de Kane. Su condición de inglés y de figura de la Liga con más proyección comercial del planeta, y su conciencia de ser la referencia de un club singular, añaden dificultades a cualquier movimiento. A diferencia de Bale, su antecesor como puntal del Tottenham, al inglés no le desagradaría acabar su carrera en el club donde ha jugado toda su vida. Mauricio Pochettino, su entrenador, le animó hace poco a seguir los pasos de Francesco Totti en la Roma y retirarse en la sociedad que le formó desde juvenil.

La noticia del precio de Kane ha provocado un efecto cascada en el mundillo de los clubes más ricos de Europa. Parte del alboroto consiste en la difusión de mensajes de confusión, como el anuncio de la salida al mercado de Robert Lewandowski, el goleador del Bayern, con contrato hasta 2021. El delantero polaco, de 29 años, ha desmentido tajantemente estas informaciones declarando que se trata de "especulaciones". Tal vez no sospeche que hay dirigentes que creen que usando el nombre de Lewandowski a modo de señuelo, rebajarán el precio de Kane en una plaza donde la oferta de grandes goleadores es escasa.