Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En la cabeza de Zidane cabemos todos

Saque hoy ante el PSG el equipo que saque, al entrenador del Madrid le van a llover las críticas

FOTO: Zidane, en el banquillo del Madrid durante un partido. / VÍDEO: Declaraciones del entrenador del Real Madrid, este martes.

Un célebre comentarista radiofónico, tantos como hay, aseguraba el pasado sábado que estaba dispuesto a cualquier cosa con tal de que Gareth Bale abandonara este verano la disciplina del Real Madrid. “Incluso a pagar”, enfatizó, no sin añadir que su donación sería de 50 céntimos. Ello demuestra no solo que el afamado locutor anda escaso de posibles, o es asaz tacaño, sino que no es Bale santo de su devoción. Viene esto a colación porque en ese programa deportivo, como en el contiguo en el dial, y en el otro y en el de más allá y en el de más acá, el tema de conversación, exclusivo y recurrente, no era lo que en el Bernabéu ocurría en un Madrid-Getafe que resolvió 3-1 el cuadro de Zidane, con un gol de Bale, qué tontería, sino lo que el técnico francés tiene en la cabeza con vistas al decisivo encuentro ante el PSG. Y entre los innumerables especialistas que al respecto opinaban se mezclaban los que exponían lo que modestamente creen que hará Zidane, sosegados y reflexivos; los que desvelaban lo que ellos harían, cuestión de gustos, y los que exigían a Zidane lo que tiene que hacer, que eran mayoría absoluta. Así las cosas, este que escribe considera que haga lo que haga Zidane, y aunque gane, sí, aunque gane, se va a equivocar. Porque Zidane otra cosa no, pero equivocarse…

Como se equivocó en el partido de ida. “Pero si ganó el Madrid 3-1”, dirá el siempre atento lector. Y remontando, además. Y solventando un partido complicadísimo. Se equivocó Zidane, no lo duden. Recordemos: faltaban poco más de diez minutos y entonces, con empate en el marcador, Zidane puso en liza a Lucas Vázquez y Asensio. El partido dio un vuelco y en ese rato el Madrid se desató. Marcó dos goles y logró inclinar la eliminatoria a su favor. Cabría suponer que la decisión del técnico conllevaría el aplauso general. Suposiciones. No faltaron voces, entre la afición y en algunos conciliábulos tan de expertos, que censuraron a Zidane no haber hecho antes esos cambios, que ya no es ver la botella medio llena o medio vacía sino, directamente, no ver la botella. Porque en el citado rato de arrebato, el Madrid se quedó sin mediocampo que lo sujetara (Casemiro fue uno de los sustituidos y Kross estaba renqueante). Y no es lo mismo aguantar en ese estado diez minutos que, pongamos, media hora. Es la distancia que va de la valentía a la temeridad.

Hay una parte del madridismo que no se sabe por qué llora, pero siempre llora, jaleados sus miembros desde púlpitos en los que algún Fulano de Tal le dice a Zinedine Zidane lo que tiene que hacer. Al fin y al cabo, ¿quién es Zinedine Zidane comparado con Fulano de Tal? Bien podría el francés agarrarse a su hoja de servicios como entrenador, a los ocho títulos de 10 posibles que lleva conseguidos con el Madrid, para defenderse. Pero de nada le serviría. Hoy, ante el PSG, saque el equipo que saque, le van a llover las críticas. Porque juegue Bale, 50 céntimos no parecen suficientes para que se vaya, y porque no juegue. Porque esté Isco o porque no esté. Porque sea titular Asensio o porque no. Porque Benzema siga en su sitio o vaya al banquillo. Porque Lucas sí o porque Lucas no. El hombre sonreirá y dirá aquello de “sabes lo que pasa, que soy yo el que hace las alineaciones”. ¿Pero quién se ha creído este tío que es? ¿El entrenador del Madrid?

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.