Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, el vivero favorito de China

Ocho futbolistas de LaLiga han emigrado al continente asiático este curso, la mayor cifra en un lustro

Cala protege el balón ante Burgui.
Cala protege el balón ante Burgui. getty

“Dar el paso ha sido la decisión más difícil en mi carrera deportiva para mí y para mi familia, con horas de dudas no exentas de lágrimas, pero tengo que ser responsable con el futuro de los míos”. Estas declaraciones de Juan Cala, recogidas en una emotiva carta por el hasta ayer jugador del Getafe, y publicadas tras resolverse su traspaso al Henan Jianye, chino, por millón y medio de euros, han sido pronunciadas en términos similares en un número de ocasiones récord esta temporada.

La marcha del defensa andaluz, de 28 años, se une a las de Carrasco, Gaitán y Augusto Fernández (Atlético), Bakambu (Villarreal), Jonathan Viera (Las Palmas), Mascherano (Barcelona) y Rubén Castro (Betis), dando pie a ocho traslados al continente asiático procedentes de LaLiga, el mayor desembarco simultáneo en los últimos cinco años —uno en la 2016-2017, tres en la 2015-2016, tres en la 2014-2015 y ninguno en la 2013-2014—.

Estas salidas han permitido que los clubes españoles hayan ingresado en la última década 185 millones de euros procedentes de China, lo que ha contribuido a solventar las cuentas de muchos de los equipos más acuciados económicamente del campeonato. Sin embargo, los traspasos, si han beneficiado a alguna de las partes, ha sido principalmente a los jugadores. “Tengo un cacao en la cabeza... Sinceramente no puedo decir que no, es una oferta importante y uno se plantea muchas cosas. Es una oportunidad que no sé si va a pasar más veces en la vida y va a resolver el futuro de mi familia”, confesó Viera antes de que el club canario aceptase la oferta del Beijing Sinobo Guoan. Su sueldo en China, de seis millones de euros, dobla con creces el que recibía en España.

Hasta la fecha, el mercado más fructífero en traspasos a China era el brasileño. De hecho, a excepción de la temporada actual, el promedio de salidas en el último lustro entre ambos era de cinco jugadores por curso. Solo en una ocasión, en la temporada 2015-2016, otro país que no fuera Brasil o España se ha colocado en la cima de fichajes. Fue Portugal, llegando a traspasar a 13 futbolistas (seis de la Liga NOS y siete de la Ledman Liga Pro, Primera y Segunda división portuguesas), en el mayor desembarco internacional hasta el momento.

La apuesta económica del Dalian Yifang, nuevo equipo de Carrasco y Gaitán, supone un gasto sin precedentes en la historia reciente del club chino, recién ascendido a la Superliga China de la mano del técnico español López Caro, que, sin embargo, fue despedido tras no alcanzar un acuerdo de renovación. Su balance económico actual arroja unas pérdidas de 51 millones de euros, 50 veces mayores a las presentadas en los dos últimos ejercicios. Circunstancia que refleja la voluntad de la competición china por crecer.

“Se me hace un poco raro, pero hace tiempo que tengo esta oferta y son oportunidades que da la vida y que cuando llegan hay que aprovecharlas. Estas decisiones no se toman de un día para otro, llevo tiempo pensándolo y hablándolo con la familia. Creo que para mí es lo mejor”. Así se despidió Bakambu del Villarreal antes de recalar en enero el Beijing Sinobo Guoan, donde comparte vestuario con Viera. Su salario allí es de unos 18 millones de euros por temporada.

La Superliga China comienza en marzo y el periodo de fichajes permanecerá abierto hasta medianoche de hoy. España está en alerta pues se ha convertido en el vivero favorito de un gigante.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.