Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gattuso sigue siendo el talismán del Milan

El conjunto 'rossonero' suma siete victorias y tres empates en los últimos diez encuentros y ha recortado a siete puntos la distancia sobre los puestos de Liga de Campeones

Gattuso, durante el partido de Liga Europa ante el Ludogorets.
Gattuso, durante el partido de Liga Europa ante el Ludogorets. AFP

La primera vez que a Gennaro Ivan Gattuso (Corigliano Calabro, 40 años) le encomendaron dirigir a un equipo de fútbol como entrenador, el FC Sion suizo en 2013, el que fuera uno de los futbolistas más destacados del AC Milan (dos Champions en su haber), un indiscutible de la selección italiana (73 partidos y un Mundial en 2006), y uno de los stoppers -que dirían los ingleses- más icónicos del fútbol europeo en la década del 2000, no pudo contenerse y saltó al campo como jugador en los tres encuentros en los que estuvo al frente. En ese modesto club al que había llegado un año antes tras 14 temporadas como rossonero, colgó definitivamente las botas y se aventuró a observar el fútbol al otro lado de la línea de cal.

Tras un breve paso por el Palermo (ocho partido en la temporada 2013-2014), el OFI Creta (17 en la 2014-2015) y dos etapas en el Pisa (84 partidos entre 2016 y 2017), donde será recordado entre otras cosas por el bofetón que le arreó a su ayudante para que le entregase un cronómetro, llegó al juvenil del Milan, y 12 partidos después se convirtió en el entrenador del primer equipo tras el despido de Vincenzo Montella, ahora en el Sevilla. "Es una gran responsabilidad. Hay mucho trabajo por hacer, pero es un placer trabajar con estos muchachos", aseguró en su presentación.

Tres partidos le costó sumar su primera victoria (2-1 ante el Bolonia), después de debutar con un insólito empate ante el Benevento (2-2), colista de la Serie A, y uno de los peores equipos del continente (21 derrotas en 25 partidos). Sin embargo, tras hacerse con los mandos del club de sus amores, hay que remontarse hasta el 23 de diciembre del pasado año para encontrar la última derrota del Milan (0-2 ante el Atalanta). Desde entonces, siete victorias, la última ayer ante la Sampdoria (1-0), y tres empates consuman una secuencia que ha elevado a los rossoneri hasta la séptima plaza de la tabla, con los mismos puntos que su antecesor, la Sampdoria (41 puntos). Esta cuenta de resultados obtiene mayor valor al encontrase a solo siete de distancia del Inter, cuarto con 48, que marca el acceso a la Liga de Campeones, un objetivo viable a falta de 12 jornadas para el final del campeonato italiano. "No hay que olvidar que somos un equipo joven, y se necesita tiempo para que los buenos jugadores demuestren su gran valor. Este equipo puede ser más fuerte en el futuro. Hay una gran mentalidad y sentido de pertenencia. No hay que olvidar que hace ocho meses que tocamos fondo. Estoy muy contento con lo que he visto sobre el campo", declaró Gattuso tras el encuentro.

La temporada del Milan ha resultado un vaivén de emociones y resultados a pesar de la multimillonaria inversión de su propietario, el magnate chino Yonghong Li, que inyectó 194 millones de euros para la composición de la plantilla más cara de la historia del club. Con el scudetto a 25 puntos de distancia (el Nápoles se mantiene líder con 66 puntos, a uno de la Juventus), toda la temporada del Milan dependerá de si es capaz de retornar a la Liga de Campeones, algo que no sucede desde la temporada 2013-2014, y de su recorrido en la Liga Europa. Los rossoneri derrotaron al Ludogorets por 0-3 en la ida de los dieciseisavos y se medirán al conjunto búlgaro en San Siro el próximo jueves. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información