Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CSD no suspende a los presidentes de territoriales imputados en la Operación Soule

La comisión directiva del máximo organismo del deporte español alega que al haber dimitido los barones de sus cargos como directivos de la Federación no puede sancionarles

Miembros de la Comisión Directiva del CSD.rn rn
Miembros de la Comisión Directiva del CSD. Europa Press

Cuatro meses después de que el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) abriera expediente a cinco presidentes de territoriales imputados en la Operación Soule, la comisión directiva del Consejo Superior de Deportes (CSD) se ha declarado incompetente para suspenderlos cautelarmente y ha trasladado la responsabilidad a las respectivas comunidades autónomas de los investigados. Los cinco barones, Jacinto Andrés Alonso (La Rioja), Vicente Muñoz (Valencia) Antonio García Gaona (Ceuta), Diego Martínez (Melilla) y José Miguel Monje (Murcia) forman parte de la red clientelar que según el juez Santiago Pedraz tejió Ángel Maria Villar durante su mandato como presidente de la Federación Española de Fútbol. Otro barón, José Ángel Peláez (Cantabria), está investigado por la retención de 200.000 euros de dinero público destinado a un campo de fútbol en Torrelavega.

En el caso de los cinco primeros, al haber dimitido de la junta directiva de la Federación, el CSD no puede suspenderles según aconseja el informe de la abogacía del estado. Cuando menos sorprenden los más de cuatro meses que han tardado los bogados del estado en llegar a esta conclusión, cuando desde el primer momento era un hecho evidente que habían dimitido. Antes esgrimieron que no se sabía cuáles eran los motivos por los que estaban imputados, pese a que tenían en su poder el sumario del caso. En el caso de Peláez, su expediente consta de dos faltas, una leve, no hacer caso a los requerimientos del CSD, y una muy grave, la de los 200.000 euros. La cantidad al no superar el 1% del presupuesto de Federación, no conllevaría a más que una amonestación pública por parte del TAD, por lo que se consideraría desproporcionado la suspensión cautelar.

El movimiento de la dimisión de los cinco barones como directivos federativos nada más conocer que se les abriría expediente destapa un agujero en el sistema del que se aprovecharon para no ser suspendidos. Su expediente sigue abierto en el TAD, pero mientras la vía penal continúa el tribunal del deporte no decidirá sobre ellos. Los cinco pertenecen a la comisión de presidentes de territoriales de la Federación y son miembros natos de la asamblea, por lo que podrán votar en las próximas elecciones a la presidencia federativa, previstas para el próximo nueve de abril. Pese a no ser directivos, aún deciden sobre el fútbol español, pero el CSD no cree tener potestad para suspenderles.

El quinteto, según el sumario de la Operación Soule, se benefició directa o indirectamente en sus negocios particulares de acuerdos con la Federación o con la Mutualidad del fútbol aficionado. Vicente Muñoz facturaba a la Federación con Viajes Vacança y la Mutualidad. Entre el 2009 y el 2015 ingresó más de dos millones de euros de ambas entidades, lo que supone un 80% del total anual de sus negocios. En una conversación grabada le propone a Villar, y este lo admite, cambiar la titularidad de la agencia para seguir facturando sin vulnerar el código ético de la Federación.

Jacinto Andrés Alonso es corredor de seguros Helvetia, habiendo vendido a la RFEF y entidades vinculadas casi dos millones de euros, lo que en 2015 le permitió ganar 134.000 euros, más del doble de lo que ganaba en 2009. Jacinto Alonso colocó a un primo en la Mutualidad de futbolistas a costa de otro trabajador. Antonio García es administrador de la agencia de viajes Trujillo. Entre el 2009 y el 2015 facturó a la Mutualidad y a la Federación más de 700.000 euros. Diego Martínez. Melilla. Dio trabajo a su hijo en la Mutualidad. José Miguel Monje percibe ingresos entre los años 2009 y 2015 de la Policlínica Murciana de Fútbol, participada al 100% de la citada federación, de 24.000 euros al año. A José Miguel Monje, además, Ángel María Villar le concedió un puesto remunerado en una comisión de la UEFA ocupado antes por Eduardo Herrera, presidente del fútbol andaluz y opositor al dirigente vasco. Monje, que tiene un hijo trabajando en la Federación, en su declaración ante el juez Pedraz aseguró que solo conoce a Villar de las veces que se han encontrado por los pasillos...Los cinco imputados apoyan la candidatura de Luis Rubiales a la presidencia de la Federación.

Más información