Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El camino más corto no suele ser el más rápido

Nuestra estrategia, a largo plazo, es siempre intentar estar cerca de nuestro mayor rival, el equipo chino Dongfeng, que viene apretando fuerte en la clasificación general

Xabi Fernández durante la jornada de navegación.
Xabi Fernández durante la jornada de navegación.

¡Hola a todos desde el océano Pacífico a bordo del MAPFRE!

Ya llevamos seis días de esta sexta etapa y como ya viene siendo habitual está siendo de locos. Parece mentira que ya haya pasado ese tiempo desde de la salida en Hong Kong. ¡Hemos tenido de todo! Empezamos con viento duro y de ceñida, dando pantocazos y golpes al barco por todos lados, pero una vez más todo ha respondido muy bien. Alguno a bordo se mareó un poquillo, pero poca cosa. Yo creo que la regata va tan apretada que a la tripulación no le da tiempo ni de marearse porque hay que estar concentrados al máximo.

Después de esa ceñida, vino la anécdota de la etapa, que hemos ido navegando hacia el Norte, Nordeste y alejándonos literalmente de Nueva Zelanda, pero como hemos explicado ya muchas veces aquí, navegando a vela el camino más corto no suele ser el más rápido y a veces acabamos dando unas vueltas difíciles de creer.

En fin, después de cuatro días y medio, encontramos en las costas Sur de Japón, un frente frío que nos trajo vientos del Norte de entre 20 y 30 nudos, los cuales nos han hecho navegar a muy buena velocidad; eso si, ya rumbo hacia Auckland. Anoche de todas formas hemos tenido uno de los momentos claves de esta etapa, en el que los vientos del Norte del frente con el que veníamos conectan con los Alisios del ENE, por lo que hay que pasar una transición de muy poco viento en la que la flota se disperse bastante.

Nuestra estrategia, a largo plazo, es siempre intentar estar cerca de nuestro mayor rival, el equipo chino Dongfeng, que viene apretando fuerte en la clasificación general, por lo que ahora vamos dirección Sur, con los rivales a una milla de distancia... ¡después de seis días enteros de navegación! Una locura.

A ver cómo vamos resolviendo esta etapa. Todavía quedan dos momentos de parón y de transición que espero podamos aprovechar para recortar distancias con los líderes y, por qué no, para poder pasarles y optar de nuevo al objetivo que tenemos para esta etapa, que es ganarla en Nueva Zelanda como ganamos la ultima edición con este mismo MAPFRE ¡y cambió el rumbo del proyecto!

Os seguiré contando la semana que viene.

Un abrazo.

Más información