Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hermoso y el espejo de Sergio Ramos

“Mario tiene similitudes con Sergio, son fuertes y tienen carácter”, explican en Madrid

Hermoso ante Aduriz en el duelo Espanyol Athletic. Ampliar foto
Hermoso ante Aduriz en el duelo Espanyol Athletic. EFE

Nadie duda en la Ciudad Deportiva del Espanyol que el núcleo duro del vestuario de Quique Sánchez Flores está formado por un grupo humano muy bueno. “Quizás son demasiado buenos”, dice uno de los veteranos más curtidos. Y el grupo blanquiazul se encontró con un chico duro inesperado, Mario Hermoso (Madrid, 22 años). “El central debe tener un poco de maldad. Tienes que marcar tu espacio, tu territorio. Quizás un jugador más talentoso no tiene esa pizca maldad. Soy una persona mentalmente fuerte, me exijo mucho, me gusta tener ese punto de tensión”, reflexiona el zaguero blanquiazul.

Formado en La Fábrica, Hermoso creció con Sergio Ramos como referente. “Sergio es, sin duda, el central más completo. Es un privilegiado físicamente, tiene un golpeo de balón exquisito, tiene instinto de gol y es buen marcador”, asegura. En la cantera del Madrid hay quien se anima a encontrar similitudes entre el capitán del cuadro de Zidane y el zaguero de Sánchez Flores. “Lógicamente para un chico de la cantera del Madrid, Sergio es el gran ídolo. Mario tiene ciertas similitudes con Ramos. Tiene buena salida del balón, es fuerte y, sobre todo, tiene mucho carácter, mucha personalidad”, explica Luis Miguel Ramis, entrenador de Hermoso en el Juvenil A.

“Mario tiene su ego. Quizás, a veces, puede parecer que tiene demasiada confianza en sí mismo. Eso es bueno si sabe convivir con la frustración”, añaden desde el Madrid. “Si te frustras con facilidad, el 90% de los chicos que llegan al Castilla dejarían el fútbol”, dice Hermoso. Llegó a la cantera blanca con nueve años, escaló todas las categorías inferiores hasta que Zidane le puso el freno en el Castilla. Sin la confianza del técnico francés, emigró al Valladolid. “Fue un año malo para el equipo, pero bueno para mí. Aprendí mucho”, cuenta Hermoso. A la temporada siguiente, regresó al filial del Madrid, con Santiago Solari al mando. “Santi me ayudó mucho, con él me consolide como central”, cuenta el zaguero. Comenzó de extremo izquierdo y se consolidó en Primera División como central.

“Tiene mucho potencial para convertirse en un buen central. Es fuerte en la marca y en las dos áreas; tiene buena salida del balón y es bastante rápido. Muy completo”, explica Ramis. “En general, los chicos que pasaron por la cantera del Madrid y la del Barça saben sacar bien la pelota desde atrás, están acostumbrados a hacerlo”, aseguran desde la cantera blanca. En el último mercado de verano, en la secretaria técnica del Espanyol buscaban un cuarto central que también pueda jugar de lateral. El club blanquiazul le pagó 400.000 euros al Madrid por su traspaso. Un precio de oferta para un jugador que se terminó consolidando en el once de Sánchez Flores, que hoy busca eliminar al Barcelona de la Copa. “Si solo bastara con estudiarlos habría muchos equipos capaces de parar a Messi o a Luis Suárez. Son jugadores que tienen mucha movilidad, cambian de posición, es imposible adivinar qué van a hacer. Hay que tener concentración absoluta, reducir espacios y, a partir de ahí, plantearles un partido duro”, concluye Hermoso, con la mira puesta en el Barça y el espejo de Ramos.

Más información