Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El incansable pasado

Djordjevic repitió 10 años después su canasta ganadora ante el Joventut en 1992

Momento del triple de Djordjevic en 1992.
Momento del triple de Djordjevic en 1992.

Hay un vídeo en Youtube que recoge los últimos 30 segundos de la final de la Euroliga 1992 en Estambul, una pieza de museo: los hermanos Jofresa contra Sasha Djordjevic. Joventut y Partizan empataban a 68 cuando Tomás Jofresa agotó todo lo que pudo la posesión y consiguió encestar. Para lo único que tenía tiempo Alexander Djordjevic era para correr al campo contrario y tirar; llegó a la línea de 6,25 en carrera, clavó los dos pies y mandó el balón a canasta. El vídeo al que hago referencia tiene el sonido García:ahí están el locutor, Andrés Montes y Siro López. “La madre que lo parió”, se escucha decir cuando Djordjevic mete una de las canastas icónicas del baloncesto europeo. Es fácil imaginar la locura del aficionado del Partizan en la medida en que se escucha el desconcierto de los españoles. Es el tipo de canastas que se recuerdan siempre, la clase de instantes que el aficionado del Partizan desearía experimentar otra vez, como el del Joventut querría viajar a 1994, cuando la Penya se desquitó en Tel Aviv. Sobre esos años andaba yo grabando en radio los partidos del Madrid para luego ponerme los goles una y otra vez: había que repetir el pasado, era urgente hacerlo para quedarse en él.

¿Se puede? Diez años después de la final de Estambul, Belgrado homenajeó a aquel equipo y a su estrella. El vídeo se ha hecho viral tras recuperarlo @manusuarez16 en Twitter. El pabellón lleno, Sasha Djordjevic ya sin pelo y una obligación: la de repetir el mismo triple que consiguió hace una década. Así fue como el genio se fue botando la pelota solo hasta el mismo lugar de la pista, clavó los dos pies de idéntica manera y metió el triple de manera exacta. Todo había envejecido, menos el talento. El pabellón se cae y sus compañeros lo tiran al suelo y lo celebran con él. En la red social el periodista Daniel Puchol contó que tiempo después, en Vitoria, el propio Djordjevic le dijo que la canasta más difícil fue la segunda. No es difícil pensar por qué: en Belgrado todo el mundo esperaba que la metiese, 10 años antes era difícil pensar en el milagro.

Hubo más. En 2006, cuatro años después del homenaje al Partizan y 14 desde la final de Estambul, Sasha Djordjevic fue invitado a Badalona para celebrar y recordar la carrera de Rafa Jofresa. El vídeo lo aporta el usuario @guilersv. Fue un partido de viejas glorias bien engrasadas. Tanto que Djordjevic cogió la pelota botando y se dirigió al mismo punto de la línea de tres, clavó allí los pies y metió el mismo triple, en el mismo lugar, ante los mismos adversarios. Miró a la grada y se encogió de hombros.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.