Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça vuela ante el CSKA

Heurtel y Navarro espolean a un equipo que ha pasado de la depresión a la euforia | El Valencia remonta en Málaga (83-85)

Pau Ribas, perseguido por Sergio Rodríguez. Ampliar foto
Pau Ribas, perseguido por Sergio Rodríguez. EFE

De la pañolada al delirio, de la depresión a la euforia, de perder con todas las de la ley, a ganar por la misma regla de tres. Todo en apenas 15 días. Los que van desde que el Barcelona sumó su décima derrota en la Euroliga, ante el Unicaja (83-90), a su admirable exhibición ante el CSKA de Moscú (85-72), uno de los gallos de la competicion.

El Barcelona jugó con un ritmo trepidante, tanto en ataque como en su repliegue y en su presión defensiva. Pau Ribas y Navarro movieron el balón con soltura y criterio, la misma que utilizaron sus compañeros, a la hora de apostarse y lanzar desde la línea de triples, cortar por la zona o directamente irse a toda mecha hacia el aro cuando se abría la defensa del CSKA. El juego fue vertiginoso. El Barcelona abrió una brecha considerable (40-24) en un primer cuarto y medio para recordar. Pero una de las mayores virtudes del CSKA es su capacidad para revolverse cuando está entrampado. Lo hace con el mismo nervio que exhibe en sus gesticulaciones Dimitrios Itoudis. El entrenador griego acompaña sus aspavientos con decisiones rápidas y a menudo certeras. Con la presión muy adelantada, desde que el Barcelona ponía el balón en juego desde debajo de su propia canasta, con la entrada de la segunda unidad con De Colo, Fridzon, Clyburn y Vorontsevich, con algunas defensas presionantes por toda la cancha, y con el dominio en el rebote, el CSKA redujo su desventaja a cinco puntos (47-42).

BARCELONA, 85; CSKA MOSCÚ, 72

Barcelona Lassa: Pau Ribas (6), Navarro (10), Hanga (10), Moerman (5), Tomic (8) —cinco inicial—; Heurtel (12), Vezenkov (5), Oriola (11), Koponen (13) y Claver (5).

CSKA de Moscú: Sergio Rodríguez (9), Antonov (0), Kurbanov (3), Hines (10), Higgins (9) —cinco inicial—; De Colo (23), Fridzon (6), Vorontsevich (4), Clyburn (4) y Hunter (4).

Parciales: 25-17, 22-25, 19-13 y 19-17.

Árbitros: Christodoulou (Gre), Rocha (Por) y Majkic (Esl). Sin eliminados.

Palau Blaugrana, 6.609 espectadores. Partido correspondiente a la jornada 16 de la Euroliga. El Barcelona suma seis victorias y el CSKA se queda con 12.

Durante el descanso, el equipo ruso pudo reconsiderar un panorama que por momentos se le puso complicadísimo, por el buen hacer de Navarro, la garra y electricidad de Hanga, la efectividad ofensiva de Heurtel, las buenas aportaciones de Oriola y Vezenkov. La irrupción del ala-pívot búlgaro es otra de los múltiples cambios argumentales que ha introducido Sito Alonso en su hoja de ruta. Vezenkov hapasado de no contar apenas, de ser el descartado en muchos partidos, a esa apreciable aportación. Sanders, ha seguido el camino inverso. El alero estadounidense es ahora el que ha dejado de contar.

El CSKA arremetió con fuerza en la reanudación (53-50), durante una fase en que las defensas fueron más férreas. Dos triples seguidos de Navarro desatascaron el ataque azulgrana. El Barcelona puso la directa, con la mayoría de sus jugadores en vena de aciertos, desde Oriola hasta Koponen, pasando por Hanga y Tomic. Llegó a contar con 20 puntos de ventaja (75-55), a pesar de que la línea de tiros libres volvió a ser un cadalso para los jugadores de Sito Alonso (13 de 23).

Pero el Palau Blaugrana fue un clamor. Su equipo funcionó a pleno rendimiento, siempre tenso y preciso, con su ya proverbial cosecha de asistencias (24) y una ligera pero vital superioridad en el rebote (39-35). Las opciones de clasificación del Barcelona para los cuartos de final de la Euroliga son lejanas, pero el juego desplegado ante el CSKA reforzó sus últimos síntomas de mejora. Y en el Palau la afición vuelve a vibrar, y a soñar. El espléndido juego de su equipo lo justificó. Este Barça no tiene nada que ver con el de hace dos semanas.

El Barça vuela ante el CSKA

Triunfo del Valencia

El Valencia venció en Málaga (83-85) tras remontar en el último minuto. El equipo de Txus Vidorreta, que hace dos días había perdido en el mismo escenario en la Liga Endesa, venció gracias a una canasta de Abalde y a los cuatro tiros libres que convirtieron Rafa Martínez y Erick Green en el acelerón final al que había llegado por delante el Unicaja (83-79). Pleiss (12 puntos y ocho rebotes), Rafa Martínez (17 puntos), Abalde (16) y Van Rossom (15) llevaron el peso del ataque de los taronja, con excelentes porcentajes, pese a la ausencia de Guillem Vives, que estará dos meses de baja tras haber sido operado el martes del tobillo izquierdo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información