El Gran Canaria desarbola al Barça en el Palau

Cuarta derrota seguida del equipo de Sito Alonso (77-88), despedido con silbidos por su afición

Sito Alonso.
Sito Alonso.Rodolfo Molina (EB via Getty Images)

El Gran Canaria dejó en evidencia la tremenda vulnerabilidad del Barcelona, que enlazó su cuarta derrota consecutiva, tres de ellas, además, en el Palau Blaugrana. El dominio del equipo canario fue concluyente, todo el tiempo por delante, con diferencias de más de diez puntos a partir de la segunda parte y una máxima de 18 (68-86). El esfuerzo del Barcelona por reducirla resultó baldío y definió las lagunas de su juego, siempre a remolque, incapaz de frenar el excelente ataque del equipo canario.

Todos aportaron en el equipo de Luis Casimiro. El israelí Mekel dio la réplica a Heurtel, de la misma manera que Balvin y Báez, superaron a los pívots del Barcelona. Y tres jugadores forjados en la cantera del Barcelona y que ahora visten de amarillo, se revindicaron en la que fue su casa: Paulí, Eriksson y Rabaseda.

BARCELONA, 77; GRAN CANARIA, 88

Barcelona Lassa: Heurtel (24), Pau Ribas (10), Sanders (9), Moerman (9), Tomic (2) –equipo inicial-; Séraphin (10), Pressey (2), Hanga (4), Oriola (6), Claver (1) y Navarro (0).

Herbalife Gran Canaria: Mekel (12), Eriksson (13), Paulí (10), Báez (12), Balvin (17) –equipo inicial-; Oliver (9), Seeley (5), Pasecniks (5), Rabaseda (5) y Aguilar (0).

Parciales: 21-23, 16-21, 20-24 y 20-20.

Árbitros: Hierrezuelo, Bultó y Munar.

Palau Blaugrana. 3.974 espectadores. 12ª jornada de la Liga Endesa.

El varapalo es de gran magnitud para el Barcelona, porque llega tras otras tres derrotas el Real Madrid (87-75), el Tenerife (91-93) y

el Fenerbahce (68-83), pero sobre todo por la pobre impresión que brindó. Fue muy vulnerable en defensa y en ataque cometió muchísimos errores, expresados sobre todo en su desastroso recuento en los tiros libres: solo anotó seis de los 17 que lanzó. Heurtel, el único que anotó con continuidad, acabó dando la sensación de que jugaba solo contra el mundo. La irregularidad fue constante tanto a nivel de equipo como individual. Sanders, Moerman, Tomic, Séraphin eran capaces de lo mejor y de lo peor. El Barcelona no consiguió una continuidad en su juego y acabó siendo arrollado por un Gran Canaria pletórico.

 

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS