Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El método de Barcelona que podría salvar a Froome

La directora del laboratorio antidopaje, Rosa Ventura, puso en marcha un sistema para determinar el origen del salbutamol, y condenó a Petacchi

Froome, de espaldas, atiende a los medios tras la etapa del Angliru. Ampliar foto
Froome, de espaldas, atiende a los medios tras la etapa del Angliru. EFE

Rosa Ventura, directora del laboratorio antidopaje de Barcelona, desarrolló un método que permitía determinar si el salbutamol hallado en la orina procedía de una inhalación legítima o de un uso oral ilegal. “Nuestro informe sirvió para que el TAS sancionara a Petacchi en 2007, pero nadie nos ha pedido que analicemos la orina de Froome para salir de dudas”, dice Ventura. “Y ayudaría bastante. Desde Petacchi, no lo hemos vuelto a hacer. También, cada vez hay menos positivos por salbutamol”. El último sancionado por la sustancia fue el italiano Diego Ulissi, suspendido nueve meses tras el Giro de 2014.

Petacchi alcanzó 1.352 nanogramos de salbutamol después de ganar una etapa del Giro, y alegó un uso terapéutico, quizás más de lo pensado, pero siempre dentro de los límites. El informe de Barcelona, que comprobó que parte del salbutamol había pasado por el hígado antes de llegar a la orina, prueba de uso oral, le condenó a un año. A Froome, si es sincero en sus declaraciones, le podría salvar.

“La verdad es que hay una gran variabilidad interpersonal en la eliminación del salbutamol, aunque los resultados que hemos tenido han sido siempre más bajos”, dice Ventura. En ninguna de las anteriores etapas Froome pasó de 600 nanogramos. En su defensa, según adelantó el Sky, su equipo, hablará de la influencia de la deshidratación, de la alimentación, de la humedad del día, de factores que cree que aumentaron la metabolización del Ventolín. “Y también puede alegar que el salbutamol se había ido acumulando en su organismo, porque en el laboratorio medimos siempre juntos el salbutamol conjugado, el que ya no tiene efecto, y el activo. Pero para que eso ocurriera, Froome se tuvo que tomar una dosis muy alta el último día”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.