Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La elegancia de Ívkov

Uno de los astros del poderoso ajedrez yugoslavo firma una joya sobre cómo aprovechar la iniciativa

La elegancia de Ívkov. 

Mucha gente de todo el mundo sabe que el ajedrez era muy popular en la Unión Soviética. Pero casi nadie conoce o recuerda que también lo era en otro país extinto, Yugoslavia, dividido ahora en seis repúblicas independientes (Serbia, Croacia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Macedonia y Montenegro). Incluso hoy es muy normal, sobre todo en Serbia, ver mucha gente jugando en la calle: por ejemplo, los tenderos o los taxistas a la espera de que llegue un cliente.

Una de las muchas estrellas del ajedrez yugoslavo es Borislav Ívkov (Belgrado, 1933). Y la trepidante partida de este vídeo -frente a otro grande, el húngaro Lajos Portisch, en el famoso torneo de Bled (Yugoslavia, 1961- es su joya principal. Portisch plantea la ambiciosa y muy aguda variante Winawer de la Defensa Francesa. En una posición donde un juego impreciso dejaría a las blancas contra las cuerdas, Ívkov da una clase magistral de cómo aprovechar la iniciativa, y ataca con gran belleza.