Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi: “Me di cuenta de que tengo que descansar”

El argentino asimila sus suplencias y entiende que Mascherano quiera dejar el Barça

Messi reemplaza a Aleix Vidal ante el Sporting. Ampliar foto
Messi reemplaza a Aleix Vidal ante el Sporting. REUTERS

Cuando en 2011, Alejandro Sabella se hizo cargo de la selección argentina fue a buscar a Pep Guardiola para que lo aconsejara sobre cómo crear el mejor contexto futbolístico para el 10. “Sobre todo”, le advirtió el actual entrenador del Manchester City, “a Messi no hay que sacarlo nunca del campo, ni para la ovación”. Entonces el rosarino tenía 24 años y la ambición de jugar todos los partidos. Hoy, más de seis veranos después, La Pulga aprendió a dosificarse. “Entendí que el año es largo y que hay momentos en la temporada que son más duros que otros. El tiempo va pasando, ya soy más grande. Quizás años atrás el cuerpo no lo sentía, pero ahora jugar muchos partidos te pasa factura”, reveló Messi.

En cualquier caso, mirar los partidos desde el banquillo no es ninguna bendición para el argentino. “Todavía me cuesta aceptar cuando no tengo que jugar, pero me di cuenta y entiendo que, a veces, es mejor descansar”, añadió el 10, en una entrevista a TyC Sports. Y añadió: “Desde el banquillo se ve todo más fácil. Observas las cosas que no se están haciendo y piensas que era sencillo. Sin embargo, cuando estás dentro del campo no todo se ve tan claro”. Hasta que Ernesto Valverde tomó las riendas del Barcelona, era casi impensable ver a Messi sentado en el banco. En las pasadas cuatro temporadas, el 10 solo lo había hecho en cinco ocasiones, la más recordada, quizá, fue cuando Luis Enrique lo dejó a su lado en el duelo ante la Real en Anoeta. Era enero de 2015. Pero con el Txingurri algo cambió: el rosarino comenzó en el banquillo en los últimos dos duelos del Barça en la Champions (Juventus y Sporting). Y no hizo ni un mal gesto. En cualquier caso, aclaró: “Es jodido estar afuera”.

Messi se mostró comprensivo con la situación de su compañero Mascherano, que quiere dejar el Barcelona en el próximo mercado de invierno. “Lo hablé con él y entiendo perfectamente que quiera jugar más. Es su último año y lo quiere terminar jugando, no sentado en un banco, por más que sea el del Barcelona. Masche ve que no tiene la posibilidad de jugar los minutos que quiere y los va a buscar a otro lado”, explicó. El rosarino aseguró que Mascherano sabe que no tiene un lugar asegurado en el once de Jorge Sampaoli. “Hoy por hoy, Masche no se siente un fijo dentro del equipo y no quiere regalar nada. Quiere dar todo para ganarse el lugar”, completó el argentino.

Mascherano piensa en Rusia; Messi, también. “En la selección tenemos que mejorar si queremos aspirar a ser campeones del mundo. Como estamos hoy no nos alcanza, ni mucho menos. Hay equipos que están mejor que nosotros como Brasil, Alemania, Francia y España”, dijo el 10 azulgrana. Y recordó las tres finales perdidas con la Albiceleste: el Mundial de 2014 y la Copa América en 2015 y 2016. “No las volví a repasar. Fuimos merecedores de ganarlas, porque sin haber jugado bien tuvimos las más claras, tanto en el Mundial como en la Copa América”, explicó.

Su vuelta a Newell´s

Messi ha asegurado, en varias oportunidades, que le gustaría finalizar su carrera deportiva en Newell´s, el equipo de su infancia. Sin embargo, hoy el 10 duda sobre su regreso a Rosario. “Muchas veces dije que mi sueño es jugar en Newell's , pero no sé qué va a pasar. Y, una parte de esa duda, es por el momento del país. Tengo una familia y hoy mis hijos son los primero. Quiero que crezcan tranquilos, pudiendo disfrutar de la vida con seguridad. Es muy feo ver cosas que pasan en Argentina, salir a la calle y que por querer robarte te puedan llegar a matar”, sostuvo. Las tardes en su casa de Castelldefels, Messi las dedica a sus hijos. “A Thiago le gustan los autos, las motos, le gusta el fútbol, pero hasta ahí... juega un ratito y se cansa. Mateo es terrible, un personaje. Son muy diferentes. Thiago es un fenómeno, más bueno y el otro es todo lo contrario, un hijo de... Es lindo ver lo diferente que es el uno con el otro”, cerró Messi.

Más información