Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un premio para Pablo Carreño

El asturiano, que ingresó en el torneo en el último suspiro y sustituye a Nadal, remata el curso de su explosión definitiva. Debuta contra Thiem (21.00) y es el 15º español que participa en la Copa de Maestros

Pablo Carreño, durante un partido reciente en París-Bercy.
Pablo Carreño, durante un partido reciente en París-Bercy. EFE

Si hubiese habido una apuesta de por medio, Pablo Carreño hubiera perdido las libras porque su técnico, Samuel López, le retó ayer en Londres a que tumbara con sus golpes de revés todos los conos en un tramo del entrenamiento. Tiró dos de tres. Agua. Sin embargo, al asturiano se le veía risueño y sumamente feliz, porque la desazón relativa de haberse quedado a las puertas de disputar el Masters desapareció cuando se enteró de que Rafael Nadal daba el paso a un lado y él, en su condición de primer suplente del torneo, se abría camino entre los maestros como el 15º español que lo consigue.

“Lo siento por Rafa, la verdad. Es una pena que sea por circunstancias así, pero voy a intentar disfrutar del premio”, explicaba en un corrillo a una serie de enviados especiales. Reconocía que la noche anterior le había costado dormir un poco más de lo normal, porque de repente, en un chasquido de dedos, se verá sobre la pista del espectacular O2 de Greenwich, allí donde se citan los mejores tenistas de la temporada. “Intimida un poco, la verdad. Con la grada llena y las luces apuntándome me costará un poco al principio”, expresaba el gijonés, de 26 años y que hoy debutará (21.00, Movistar+ Deportes 2) contra el austriaco Dominic Thiem.

“Estaba en la cama, a punto dormirme, y me lo dijeron. Me enviaron varios mensajes para decirme que Rafa ya no podía más, que iba cojo, pero hasta que no fue oficial no me hice ilusiones”, contaba sin disimular una alegría que corona una temporada magnífica en la que ha eclosionado definitivamente. Ahora, Carreño ya no es un proyecto, sino una realidad. Si el año pasado cogió carrerilla con sus dos primeros trofeos (Winston-Salem y Moscú), este ha despegado con sus actuaciones en los grandes escenarios –cuartos de Roland Garros, semifinales del Masters 1000 de Indian Wells y semifinales del US Open– y su acceso al top-10 del circuito.

Hablar de Carreño ya no supone hacerlo en clave de hipótesis, sino con argumentos serios. “Ha mejorado mucho en las intensidades”, precisa a este periódico su entrenador, Samuel. “Antes jugaba a ráfagas, porque lo difícil es mantener un ritmo continuo, pero ha crecido mucho y ahora es capaz de ser constante durante mucho más tiempo. Eso y la agresividad, porque en estos tiempos hay que ir a por el de enfrente. Ahora no espera, sino que asume más riesgos”, agrega el técnico.

Ganar o ganar, y esperar otros resultados

En la Copa de Maestros, si quiere progresar, Carreño deberá ganar los dos partidos del grupo que restan y hacer números. No ha llegado a Londres en su mejor momento, puesto que su rendimiento después de Nueva York ha sido muy discreto. Cayó en las primeras rondas de Pekín, Shanghái, Moscú y Bercy, y en la segunda de Viena. No obstante, él solo se apoya en el carpe diem. “La temporada ha sido muy buena y, pase lo que pase aquí, eso no va a cambiar mi pensamiento”, subrayaba ayer; “a priori vengo sin ningún tipo de presión, sin nada que perder, simplemente a disfrutar, pero en la pista querré ganar y el disfrute se transformará en nervios. Vamos a intentar pasarlo bien, pero queriendo ganar”.

Llegó a Londres en el último suspiro, porque la descompresión de la recta final del curso casi le deja sin regalo. Por eso, ahora sonríe y goza más que ninguno. “Yo creo que van a subir Osasuna, el Sporting y el Rayo”, departía ayer con uno de los periodistas españoles, porque además del tenis le gusta mucho el fútbol. “Que un buen amigo como Pablo entre es una buena noticia”, decía el día antes otro futbolero, Nadal; “también es una situación complicada para él, porque tiene que jugar y hacerlo de repente a un nivel altísimo, pero vamos a desearle lo mejor y ojalá pueda disfrutar de estos partidos”.

Lo hará Carreño, lo hará.

FEDERER, A SEMIFINALES; CILIC, ELIMINADO

Federer devuelve la pelota contra Zverev.
Federer devuelve la pelota contra Zverev. Getty

Roger Federer se convirtió en el primer semifinalista de esta edición. El suizo, gran favorito al título, derrotó por 7-6, 5-7 y 6-1 (2h 12m) al alemán Alexander Zverev y con dos triunfos en su casillero se garantizó la primera plaza del grupo.

Antes, a mediodía, Jack Sock batió a Marin Cilic para obtener su primera victoria y eliminar al croata, inferior en sus dos primeros partidos del torneo. En la jornada de mañana, Sock y Zverev se jugarán la plaza restante y Federer se medirá con Cilic con los deberes hechos.

Hoy, además del Carreño-Thiem se disputa (15.00, Movistar+ Deportes 2) el Dimitrov-Goffin. Estos dos últimos suman una victoria cada uno.

Más información