Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Real Madrid - Andorra: Caseur suaviza la vida sin Llull

El conjunto de Laso derrota al Andorra con 19 puntos del escolta francés en su regreso a la Liga Endesa. Green, del Valencia, máximo anotador de la primera jornada con 27

Campazzo supera a Albicy
Campazzo supera a Albicy EFE
Liga Endesa ACB Jornada 1

Finalizado

El Real Madrid inició la vida sin Llull abrazado a uno de sus pocos fichajes de este curso: Fabien Causeur. El escolta francés, de 30 años, se lució con 19 puntos, cinco rebotes, tres asistencias y 28 de valoración en su regreso a la Liga Endesa (donde jugó entre 2012 y 2016 en las filas del Baskonia). El escolta rindió al Andorra (94-88) en un partido ciclotímico en el que los blancos llegaron a tener una renta de 18 puntos para después viajar de la galbana al sofoco para cerrar el triunfo. “Ha sido un partido raro. Está claro que tenemos que mejorar”, resumió Caseur. La enclenque defensa del MoraBanc concedió un parcial de 19-9 en seis minutos que descosió el partido (41-23, m. 15) partiendo de la desigual pelea bajo los aros (27-9 en rebotes al descanso; 41-22 al final). Sin embargo, el Madrid solo anotó tres canastas en juego en el tercer cuarto y permitió reengancharse al Andorra. Los de Peñarroya pagaron el esfuerzo de la persecución pero retrataron la inestabilidad actual de la fórmula madridista.

Erick Green y Henk Norel, nombres de la jornada

La primera jornada de Liga comenzó el viernes anunciando que el Barça de Sito Alonso tiene mano con Heurtel, defensa con Hanga y pundonor con Ribas; y que al Baskonia de Prigioni le queda tiempo para que fragüe la mezcla. Continuó el sábado con el Fuenlabrada del Che García presumiendo del baqueteado liderazgo de Eyenga; y el Obradoiro de Moncho Fernández celebrando el descubrimiento del universitario Matt Thomas. Y se remató el domingo con lustrosos duelos inaugurales.

En Sevilla, el Betis hizo pasillo al Valencia supercampeón y el californiano Erick Green, uno de los fichajes taronja, lo aprovechó para despegar como máximo anotador de la jornada con 27 puntos. Para la videoteca de highlights la jugada nba de Joan Sastre pasándose el balón por la espalda y machacando para el póster. En Murcia, Jeff Brooks (15 puntos, 9 rebotes y 20 de valoración) y Nedovic dieron el triunfo a Unicaja tras desmontar la resistencia de Oleson, con más puntos que ascendencia en su condición de jugador franquicia del UCAM. En Burgos, el San Pablo pagó la novatada ante el Iberostar Tenerife en su estreno en la ACB. El dominio bajo los aros de Fran Vázquez y Mike Tobey y los puntos de Beirán atajaron el meritorio trabajo de Deon Thomas. Y, en el Gran Canaria Arena de las Palmas, el Herbalife, con Albert Oliver al rescate (17 puntos), sobrevivió a la exhibición de Henk Norel (24 puntos, 11 rebotes y 30 de valoración) en el regreso del Gipuzkoa a la Liga.

“Es difícil de saber”, contestó Pablo Laso cuando le preguntaron cómo será su Real Madrid sin Llull. “Es un jugador que tenía mucha influencia en nuestro juego y es insustituible, así que tenemos que olvidarnos de él e intentar aprovechar otras virtudes”, explicó el técnico antes de iniciar su séptima temporada en el banquillo del Palacio. Se presentaban los blancos en la primera jornada liguera con tan solo dos fichajes (Causeur y Kuzmic) –cuatro si contamos con el regreso de los cedidos Campazzo y Yusta-, el menor número de refuerzos entre los 18 equipos de la competición. Un plan de estabilidad que tampoco varió tras la grave lesión de rodilla de Llull, el 9 de agosto durante la preparación del Eurobasket, que dejó al club sin su líder plenipotenciario. El base madridista -autor de 20 o más puntos en 14 de los 33 partidos que disputó en la pasada Euroliga y máximo anotador en 39 de los 83 partidos del curso anterior-, se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, con un periodo estimado de baja de siete a nueve meses, y abrió un agujero de puntos, referencia y orfandad que busca dueño. En su ausencia, Doncic parece el encargado de recoger el testigo del carisma y el mando. Su espagar en el segundo cuarto encendió las alarmas ante una posible lesión que, finalmente, quedó en susto. La salida en bloque de todo el banquillo para atenderle a la joya eslovena dio muestras de su papel capital.

El impulso tendrá que nacer de dentro, con Doncic, con el paso al frente de pilares como Ayón y Randolph, y con la aportación de veteranos como Felipe y Rudy –“A lo mejor es mi último año en el Madrid”, declaró el alero a Movistar+. No hubo opción de comprobar sus respectivas respuestas tras el verano de descanso con la selección. Felipe no tuvo minutos y Rudy (recuperándose de un proceso febril) se quedó fuera de la lista junto a Maciulis. Todo ello dio pie a un Madrid desigual e inconstante. Lo vieron tan claro los de Laso que se entregaron a la galbana tras el descanso. Y no tardó en aprovecharlo el Andorra que, con un parcial de 3-13 en 3m 30s, se reenganchó al encuentro. “Llull, Llull, Llull”, cantó la grada para espolear a su equipo. El Madrid solo anotó tres canastas en juego en el tercer cuarto y sumó 13 puntos en ese parcial, la mitad que en los 10 primeros minutos. Una pájara de campeonato con un preocupante lenguaje corporal (63-60, m. 30). Reaccionaron a tiempo los blancos con un 11-2 que desmoralizó al Andorra en su intento de remontada (81-69, m. 35).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información