Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lesión de Dembélé deja cojo al Barça

El extremo francés estará cuatro meses de baja y el equipo se resiente tras no poder fichar a Coutinho y Di María

Dembélé deja lesionado el Coliseum durante el Getafe-Barça. Ampliar foto
Dembélé deja lesionado el Coliseum durante el Getafe-Barça. AFP

Hasta el último día del mercado de fichajes, la dirección deportiva del Barcelona apuró para contratar a un jugador que pueda desempeñarse como extremo. La principal apuesta era Coutinho, pero el Liverpool se cerró en banda. El cuadro de Jürgen Klopp no quería desprenderse del polivalente brasileño, cómodo en la demarcación de interior, también de extremo como lo hace en la Canarinha. A la secretaría técnica le pareció una irresponsabilidad pagar más de 200 millones de euros por Coutinho, que, finalmente, se quedó en Anfield, y ayer asumió que cumplirá con gusto su contrato en Anfield. También buscaron a Di María. Pero con el argentino ocurrió algo similar que con el carioca: el PSG les pidió 70 millones, demasiado dinero por el futbolista de 29 años. Entonces, con Neymar instalado en París, a la dirección deportiva no le quedó más remedio que dejarle la plantilla a Ernesto Valverde con solo dos extremos puros: el repatriado Deulofeu y el jugador más caro en la historia del club, Dembélé.

Sin los 222 millones que dejó Neymar en las arcas, jamás se entenderían los 105, más 42 en variables, que le pagó el Barcelona al Borussia por Dembélé. En el Barça apretaba la obligación de refrescar a un grupo que solo había levantado la Copa en el último curso. Ocurrió que llegaron cuatro caras nuevas. Además del francés y de Deulofeu, el Barça fichó a Paulinho y Semedo. Así las cosas, a sus 20 años, Dembélé no solo aterrizó en el Camp Nou con el peso del precio de su traspaso y la misión de reemplazar a Neymar en el tridente, sino también como el fichaje que más ilusión despertó en la hinchada.

Iniesta, junto a Dembélé. ampliar foto
Iniesta, junto a Dembélé. Getty Images

No fue un verano fácil para Dembélé. Su rebelión para forzar su salida del Borussia le terminó penalizando. Castigado, el extremo no hizo la pretemporada a la par de sus compañeros. El Barcelona lo presentó el 28 de agosto, cuando el equipo de Valverde ya había disputado cuatro partidos oficiales. Y, después del parón por selecciones, el 9 de septiembre, Dembélé se estrenó con la camiseta azulgrana en el derbi ante el Espanyol. Un poco más de 20 minutos en el campo le alcanzaron para sumar su primera asistencia y ganarse sus primeros aplausos en el Camp Nou.

Operación en Finlandia

Debutó como titular ante la Juventus en la Champions y frente al Getafe en el Coliseum se le terminó el año a Dembélé. Después de 122 minutos con la camiseta del Barça, el francés se rompió el tendón del bíceps femoral de la pierna izquierda. No pudo jugar ni un partido completo. Y Valverde deberá esperar cuatro meses para volver a contar con el extremo, que esta semana viajará a Finlandia para operarse de su lesión con el doctor Sakari Orava, una eminencia en este tipo de lesiones. Por su quirófano pasaron Guardiola, Koeman, Van Basten y Vermaelen, entre otros.

“Orava es una eminencia. Tiene mucha experiencia y le da mucha tranquilidad al futbolista”, cuenta Pol Calvet, exjugador del Barça B que también pasó por las manos del médico finlandés. “Es una lesión complicada, la operación es muy invasiva y todavía no está muy desarrollada. La recuperación es muy importante, hay que volver poco a poco, sin prisa. Es una zona a la que hay que mimar mucho”, completa Calvet, hoy en la MLS.

En el Barça ya trabajaban para mejorar la morfología de Dembélé. Algo parecido a lo que ya habían realizado con Neymar. El brasileño llegó al Barça con un peso de 64 kilos (mide 174 centímetros) y se marchó con 68. El francés, que tiene una estatura de 178cm, pesa 67 kilos. La idea del club es que el extremo gane en músculo, fuerza y resistencia, sin que pierda velocidad ni explosión. Ahora, deberán esperar para continuar con su programa de entrenamiento. Es la primera lesión muscular que Dembélé sufre como profesional; ni en el Rennes ni en el Borussia pasó por la enfermería. Había mucha expectación alrededor del francés, que se perderá el resto de la fase de grupos de la Champions y las visitas del Barça al Wanda Metropolitano y al Bernabéu. Dembélé pasa de la ilusión al quirófano.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información