Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serbia supera a Rusia y Bogdanovic se cita con Doncic en la final del Eurobasket

Los de Djordjevic rinden al equipo de Shved (79-87) y regresan ocho años después a la final continental donde pelearán por la medalla de oro frente a Eslovenia

Bogdanovic y Djordjevic celebran el pase a la final
Bogdanovic y Djordjevic celebran el pase a la final EFE

Serbia, subcampeona mundial y olímpica, regresa a la final del Eurobasket ocho años después de perder el oro ante España en la edición de 2009. Sobreponiéndose a una lista interminable de bajas antes del torneo, abrazados al talento infinito de Bogdan Bogdanovic y con el vigoroso paso al frente de varios otrora secundarios, la tropa de Djodjevic rindió a la Rusia de Shved en busca del primer oro de su enciclopedia. La cita será mañana ante Eslovenia (20.00) en una final inédita e indiscutible atendiendo al baremo global del torneo. Venció la bravura serbia, cayó con orgullo Rusia.

La agitación de Lucic y la clase de Bogdanovic permitieron a Serbia subirse desde el inicio a una ola de la que ya no se bajó en toda la noche. El nuevo escolta de Sacramento Kings, campeón de Europa con el Fenerbahçe hace cuatro meses en el mismo escenario, retó a Shved en un vibrante duelo que condensó el partido. Bogdanovic perdió el mano a mano estadístico (24 puntos por 33 de su rival), pero se llevó el premio gordo de la final a pesar de la resistencia rusa.

Después de 6-12 de inicio, Bazarevich repasó la lección y logró contener la embestida con la aportación episódica de Vorontsevich. Pero pronto se demostró un escaso argumentario ante el febril ejército de Djordjevic. Cuando los rusos creyeron haber minimizado daños desde el perímetro, les creció un gigante en la pintura.

Allí emergió Marjanovic con un segundo cuarto de película. La torre de los Detroit Pistons logró 11 puntos, dos rebotes y una excelsa asistencia en apenas siete minutos y destartaló a las filas enemigas con su mastodóntica presencia. Sus 2,22m resultaron inabarcables para la defensa de Rusia, que concedió un parcial de 14-0 del minuto 12 al 16 (26-42).

La sacudida de Marjanovic dejó grogui a Rusia, pero el paso por la caseta les permitió construir un firme propósito de enmienda basado en una defensa voraz. De nuevo con Shved y Vorontsevich por bandera el cuadro ruso exploró los márgenes de la remontada con un parcial de 13-2 entre el minuto 23 y el 27 (52-57). Interrumpió la secuencia un triple balsámico de Milosavljevic pero, recuperados del susto, a los serbios les quedaba pelear contra sus dudas y el vértigo al triunfo.

Era la hora de los valientes y Bogdanovic acudió al rescate de los suyos. Rusia regresó para colocarse a dos puntos a falta de 3m 59s, pero el que será la próxima temporada el novato mejor pagado en la historia de la NBA (8 millones de euros) demostró el porqué de su caché. El líder serbio recogió el testigo del meritorio Micic, agarró el balón cuando más quemaba y sentenció el pase a la final con un triple poderoso y un intrépido uno contra uno. Shved se fue hasta los 33 puntos, pero Rusia no llegó a tiempo. El héroe era Bogdanovic. El oro será serbio o esloveno.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información