Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Alonso: “En la FIA debían de estar tomándose una cerveza”

El español arremete contra los comisarios al creer demasiado blanda la sanción a Palmer por saltarse una variante

fernando alonso Ampliar foto
Fernando Alonso, este domingo, en el Autodromo de Monza en un desfile de coches históricos. AFP

El fin de semana comenzó mal para Fernando Alonso, que tuvo que hacer frente a una penalización de 35 puestos en la parrilla de salida que arrastraba desde Spa, y terminó peor, con el décimo abandono del curso para él de 12 posibles. La frustración que atraviesa el asturiano por no disponer de un monoplaza a la altura de su talento queda clara en casi cada una de las comparecencias del bicampeón del mundo con Renault (2005 y 2006).

Esta vez, la chispa que hizo saltar al español fue una maniobra de Jolyon Palmer, que se emparejó con él en la entrada de la variante principal de Monza y terminó saltándosela. El reglamento deportivo especifica, en este caso, que si un corredor corta una chicane y saca partido de ello con una posición debe devolverla de forma inmediata, algo que el británico no hizo.

Alonso consideró que la sanción de cinco segundos que los comisarios le impusieron a su rival era insuficiente, o más bien “una broma”, según denunció el ovetense por la radio hasta en dos ocasiones. Poco después, el buque insignia de McLaren solicitó por la radio que sus técnicos le informaran de la posición que estaba ocupando el de Renault cuando Palmer ya no estaba en pista por culpa de una avería. “Esto es el karma”, ironizó el de McLaren, mucho más directo cuando se quitó el mono.

“Llegamos a la chicane pareados, tarde los dos. Yo conseguí darla y él, no. Se la saltó y siguió delante. El reglamento es muy claro y estipula que si un piloto se salte la variante debe ser penalizado. Si coger el balón con la mano dentro del área es penalti, que lo sea siempre”, resumió Alonso, que acto seguido soltó una de esas bromas que quién sabe si le puede llegar a salir cara: “En la FIA debían estar tomándose una cerveza. Lo de hoy no era una interpretación sino el reglamento. La gente que está en casa o los aficionados que vienen aquí quieren ver un espectáculo normal, no una fiesta”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información