Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hamilton conquista Monza; Ferrari salva los muebles en el GP de Italia

El británico se impone en Italia y sale de allí líder del Mundial, mientras Vettel logra subirse al podio

Hamilton GP Italia F1
Lewis Hamilton celebra la victoria en el GP de Italia. AFP

Este fue un fin de semana de cuento de hadas para Lewis Hamilton, que comenzó el curso a medio gas y que poco a poco fue entonándose hasta llegar a su mejor versión. El gran momento del británico le ha permitido rebañarle a Sebastian Vettel 23 puntos en solo cuatro carreras, un buen bocado que le devuelve la condición de líder del Mundial que perdió en Bahréin, la tercera parada del calendario. Hamilton se ha impuesto en tres de las últimas cuatro pruebas y ese es el mejor indicativo del estado de gracia que atraviesa el piloto de Mercedes. Eso, y las hazañas históricas que van abrillantando su hoja de servicios: en Canadá igualó las 65 ‘poles’ de Ayrton Senna y este sábado, en Monza, superó el record absoluto de 68 que Michael Schumacher ostentaba desde hace más de diez años (2006).

La gran vuelta rápida que colocó al tricampeón en la primera plaza de la parrilla no fue más que el anticipo del tremendo dominio que exhibió al día siguiente, una jornada de esas en las que no hay nada que hacer para atar en corto al chico de Tewin (Gran Bretaña), que lo hizo todo rozando el excelente: salió bien y se defendió del primer ataque que Lance Stroll le lanzó en los primero metros, abrió hueco con el resto del pelotón y a partir de allí se dedicó a administrar esa ventaja. La superioridad de Mercedes en el jardín de Ferrari fue tan llamativa que ni siquiera Vettel se la explicaba. “Hay que analizar y ver qué ha pasado. Está claro que no conseguimos ser tan rápidos como los demás”, comentó el alemán.

Completados los primeros 13 grandes premios, Mercedes y Hamilton lo tienen todo de cara para encasquetarse la corona de campeones. Al margen de disponer de uno de los integrantes con más talento de la parrilla, la estructura de la estrella cuenta con el prototipo más afilado y con más músculo, una teoría avalada por los tres dobletes de las flechas de plata, el último el de este domingo. Ferrari se va acercando pero el monoplaza de Il Cavallino Rampante todavía no está al nivel de la propuesta de la marca de Stuttgart, algo que se puso en relieve en Monza, donde la tercera plaza de Vettel permitió a los de Maranello salvar los muebles. Y eso que no lo tuvo fácil el corredor de Heppenheim, acechado por un encendido Daniel Ricciardo.

Al margen de Hamilton, el australiano fue el hombre del día después de salir desde la 16ª posición de la parrilla y cruzar la meta el cuarto, una hora y cuarto después. La explosiva irrupción de Max Verstappen hizo tambalear la Fórmula 1 entera y también a Ricciardo. No obstante, este tipo con cara de chiste y corazón de guerrero supo cómo gestionar la situación y generarse sus opciones. Ahora las está aprovechando y de qué manera. Si el holandés es un diamante en bruto, su vecino de taller es un seguro de vida, uno de esos por el que cualquier equipo pelearía.

Fernando Alonso volvió a abandonar en la penúltima vuelta de la carrera, y ya van diez retiradas de 12 posibles, en una de las pistas menos favorables para su McLaren Honda. Carlos Sainz, por su parte, concluyó el 14º, condicionado por la escasa pegada del motor Renault de su Toro Rosso.

Más información