Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lieke Martens: “Intento imitar a Ronaldinho, pero no siempre me sale”

La holandesa, elegida mejor jugadora de Europa por la UEFA y fichaje estrella del Barcelona, habla de su vida, de sus estudios y del legado de Cruyff

Lieke Martens Ampliar foto
Martens, con el trofeo de la UEFA, en la Ciudad Deportiva Joan Gamper.

En 1988, la selección holandesa reivindicó a la Naranja Mecánica. El equipo liderado por Rijkaard, Gullit y Van Basten honró el fútbol de Johan Cruyff con el primer gran título para la orange. Desde entonces, el silencio se apoderó de las vitrinas de la federación holandesa. Hasta este verano, cuando la selección femenina de Sarina Wiegman rompió la hegemonía alemana y levantó la Eurocopa. Un regalo para la memoria de Johan Cruyff, simbolizado en Lieke Martens (Nieuw-Bergen, Países Bajos; 24 años), mejor jugadora de la última Champions, MVP en la Euro y mejor jugadora del año, según la UEFA. Y nuevo fichaje del Barcelona de Fran Sánchez. “Tengo que aprender castellano”, se disculpa Martens. Dominar el alemán, el sueco y el inglés, además del holandés. En la Ciudad Deportiva Joan Gamper y con el premio de la UEFA que sobresale de su bolso, la futbolista azulgrana recibe a El País. Es simpática, afable y quiere liderar al Barça, que ayer se estrenó en la Liga Iberdrola ante el Zaragoza (0-9).

Pregunta. En su casa es difícil no hablar de fútbol, ¿no?

Respuesta. Sí, bastante. Y lo será más ahora. Voy a empezar a vivir con mi novio, otro gran paso también en mi vida. A él le encanta el fútbol, jugó en las categorías inferiores de un equipo en Holanda, pero sufrió algunas lesiones y lo tuvo que dejar. Con mis padres y mis hermanos ya hablaba de fútbol todo el tiempo. Empecé a jugar con ellos en el patio de atrás de mi casa; siempre estábamos con el de balón. Y, si no, en la calle con los amigos.

P. ¿Ahora es la gran estrella del barrio?

R. Allí nada ha cambiado, ellos no me ven como una estrella. Todos saben los sacrificios que tuve que hacer para convertirme en futbolista profesional. Dejé mi casa con 15 años, al principio tenía que llamar por teléfono a mi madre porque no tenía ni idea de cómo cocinar ni de cómo poner la lavadora.

P. ¿Seguirá estudiando?

R. Sí, tuve una entrevista en el Cruyff Institute para hacer un máster. Ya estudié Marketing y Comunicación, pero quiero hacer algo superior. El fútbol femenino no es como el masculino y yo, cuando me retiré, voy a tener que trabajar. Quiero estar preparada.

El fútbol femenino no es como el masculino y yo, cuando me retiré, voy a tener que trabajar y quiero estar preparada

P. ¿Esa diferencia de la que habla entre el masculino y el femenino puede cambiar?

R. No lo sé. Es verdad que la situación del fútbol femenino es cada vez mejor, pero creo que será difícil que se pueda equiparar con el de los hombres, ni en ingresos ni en difusión.

P. Pero usted creció en un país en el que el fútbol femenino está desarrollado.

R. Sí, está bien. Pero cuando yo empecé a jugar al fútbol con cinco años lo hacía con los chicos. Y así hasta los 15. A veces, me pasaba que escuchaba frases como ‘una mujer no puede jugar’ o cosas de ese estilo. Es verdad que nunca sentí discriminación. Pero esa situación solo sucede en el fútbol. En otros deportes no pasa. Todavía está la sensación de que el fútbol es cosa de hombres. Por suerte, ahora vemos cada vez más mujeres que lo practican.

P. ¿Su generación simboliza ese cambio?

R. Puede ser. Es importante que las niñas que comienzan a jugar al fútbol tengan como referencia a una mujer. Nuestros referentes eran hombres. Hoy, por ejemplo, en las redes sociales, no solo me escriben las niñas, también lo hacen los niños. Ellos también miran el fútbol femenino. Somos un modelo, es interesante saber que podemos inspirar a alguien.

P. ¿Una presión extra?

R. Una experiencia nueva. Mi vida cambió después de la Euro. Estoy viviendo en un sueño. El otro día, por ejemplo, fui a la playa y aquí hay muchos holandeses que me reconocen.

Cruyff es el origen de todo,  una leyenda. Él es la base de todo nuestro éxito

P. ¿Es molesto?

R.No, solo es diferente. Antes podía estar más a mi rollo. No es que ahora haga cosas diferentes, quiero seguir siendo yo misma. Pero ahora, cuando voy en el metro, veo que la gente me mira, se dice cosas al oído y después me pregunta: ‘¿Tú eres Lieke? ¿Podemos tomarnos una foto?’ No lo sé… Todavía no volví a Holanda, no sé cómo será allí. Para mí es perfecto, pero no sé cómo debe ser para Messi. No sé si puede tener una vida normal.

P. ¿Por qué eligió el Barcelona?

R. Me siento muy identificada con el estilo de juego. Es como en Holanda, el sistema es el mismo: 4-3-3. El estilo de Cruyff está presente. Para nosotros, los holandeses, el Barça es especial. Cuando Cillessen fichó por el Barcelona fue algo muy importante. Y el origen de todo esto es Cruyff. Es una leyenda, nuestro gran héroe. Hizo tanto por nuestro país en todo el mundo. Él es la base de todo nuestro éxito.

Ronaldo y Martens, en la gala de la UEFA. ampliar foto
Ronaldo y Martens, en la gala de la UEFA. REUTERS

P. ¿Incluso para el fútbol femenino?

R. Claro, él nos inspiró a nosotras también. No lo pude seguir tanto como mi padre. Yo, quizás, hablo más de Messi o Ronaldinho; pero, para él, Cruyff es todo.

P. ¿Sigue mirando vídeos de Ronaldinho?

R. A veces, me gusta ver los trucos que hacía. Su magia, su juego bonito. Lo intento imitar, pero no siempre me sale [se ríe].

P. ¿Esperaba el premio de la UEFA?

R. Me sorprendió un poco. Cuando tuve que hacer el discurso estaba en shock. No tenía nada preparado. Iba caminando al escenario y pensaba: ‘¿Y ahora qué voy a decir?’ Estaba ahí, rodeada de grandes estrellas, Messi, Ronaldo, Ramos…

P. ¿Habló con ellos?

R. Con Ronaldo un poco y con Messi la verdad es que tenía muchas ganas de hablar, aunque como yo todavía no domino el castellano y él no habla inglés... Aun así Leo fue muy majo conmigo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información