Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Holanda gana su primera Eurocopa femenina y desata la euforia nacional

La anfitriona vence a Dinamarca por 4-2 y acaba con la hegemonía de Alemania, ganadora de las seis últimas ediciones

La selección holandesa de fútbol femenino celebra la victoria en el campeonato de Europa.
La selección holandesa de fútbol femenino celebra la victoria en el campeonato de Europa. Reuters

La selección holandesa de fútbol femenino ha ganado su primer campeonato de Europa al vencer, este domingo, a Dinamarca por 4-2 en un partido seguido por cuatro millones de telespectadores. La entrega del trofeo fue vista por 5,4 millones, y en estadio del Twente, en la ciudad de Enschede (este del país) otras 30.000 aplaudieron el triunfo desde las gradas. A la euforia de la victoria se sumó el hecho que el equipo Orange ha conseguido relevar a Alemania en la cima continental de un deporte que dominaba hasta ahora. El equipo holandés será homenajeado este lunes en Utrecht, lugar donde dio comienzo el torneo el pasado 16 de julio.

Las futbolistas holandesas no son tan famosas —ni ganan tanto dinero— como sus colegas masculinos, pero durante el campeonato, los nombres de Lieke Martens, Sherida Spitse y Vivianne Miedema, esta última fichada por el Barcelona, no han parado de sonar en todos los medios de comunicación nacionales. Después de las ocho copas europeas ganadas por Alemania (las últimas seis de forma consecutiva), Sarina Wiegman, la seleccionadora holandesa, ha asegurado que “se abre una nueva etapa en este deporte”. Ella ha conseguido que el equipo estuviera unido y jugara a la ofensiva “con la clara intención de ganar la copa de Europa y de elevar al fútbol femenino al lugar que le corresponde”, ha añadido. Mark Rutte, primer ministro liberal en funciones, siguió el encuentro desde el estadio del Twente y felicitó luego a la selección de su país en los vestuarios. Durante todo el campeonato, un total de 10,2 millones de holandeses se pegaron al televisor para seguir los partidos.

Dinamarca marcó primero, a los seis minutos, de penalti, gracias a Nadia Nadim. La jugadora es una refugiada afgana cuyo padre fue ejecutado por los talibanes. Ambos equipos llegaron empatados a la mitad del partido, y en la segunda, las holandesas Spitse y Miedema metieron sendos goles. La primera, en el minuto 51. Su compañera, en el minuto 89, y entonces el estadio se vino abajo. Wiegman, la seleccionadora holandesa, espera que “este sueño anime el crecimiento del fútbol femenino, y la copa de Europa no sea solo una ilusión pasajera”. Para ello, ha dicho, “la Federación Nacional debe promocionarlo desde la infancia; también los partidos mixtos entre chicos y chicas, para estimularlos a todos”. El ayuntamiento de Utrecht calcula, “encantado”, que la ciudad se llene esta tarde durante el homenaje a la selección.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información