Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Juve calibrará el nivel del Barcelona

El Sporting Lisboa, un equipo que juega muy bien, y Olympiacos, viejo conocido de Valverde, completan los rivales azulgrana

Dybala frente a Rakitic, en el último duelo Barça-Juve. Ampliar foto
Dybala frente a Rakitic, en el último duelo Barça-Juve. Getty Images

El Barça no se podrá descuidar en la fase inicial de la Champions: sus partidos contra la Juve ya son un clásico europeo de los últimos años —diez enfrentamientos totalizan ya—, y a los azulgrana todavía les escuece el 3-0 de la temporada pasada en Turín después de la remontada histórica contra el PSG; nunca resultó fácil ganar a un equipo griego en su cancha, y menos al Olympiacos, un club que venera a su exentrenador Valverde; y el Sporting de Lisboa juega muy bien, como ya sabe el Madrid, que en la pasada edición pasó las de Caín para remontar en el Bernabéu.

La Vecchia Signora, derrotada por el Barça en la final de Berlín 2015, solamente claudicó en Cardiff 2016 contra el Madrid. Aunque ha perdido a Bonucci, el central que le daba identidad defensiva, y a Alves, que se ha juntado con Neymar, el equipo de Allegri se ha reforzado con jugadores muy interesantes como Bernadeshi (Fiorentina), Mautidi (PSG), Douglas Costa (Bayern) o Di Sciglio (Milan) —la inversión es de unos 142 millones— y mantiene a figuras del calibre de Higuaín, Dybala, Mandzukic y Buffon.

Menos individualidades tiene el Olympiacos, un equipo por otra parte sólido, especialmente en el Pireo. Aunque su capital futbolístico ha decrecido por las nuevas condiciones fiscales del país desde el paso de técnicos españoles como Michel, Pep Segura —manager del Barça— y Valverde —el hoy entrenador azulgrana salió campeón de Liga en 2009, 2011 y 2012—, el plantel que dirige Besnik Hasi eliminó en la fase previa al Partizan y al Rijeka. El delantero Marko Marin, exjugadores del Chelsea y Sevilla, así como Carcela y Odjidja-Ofoe son los referentes del Olympiacos.

A pesar de ser superado por el Benfica y el Oporto en su liga, el Sporting de Lisboa dispone de una plantilla muy interesante y de un entrenador reputado: Jorge Jesús. No se distingue por su defensa, reforzada con conocidos como Mathieu (Barcelona) y Coentrao (Madrid) sino por sus centrocampistas y delanteros, especialmente el holandés Dost, Adrien Silva y Gelson Martins. Nadie ha producido más extremos que el Sporting: Cristiano Ronaldo, Figo, Simao, Quaresma o Nani. A expensas de si traspasa a William Carvalho al Tottenham, la plantilla se ha reforzado con Bruno Fernandes. La victoria por 1-5, que alcanzó el miércoles en campo del Steaua de Bucarest, refuerza el poderío del club de Bruno de Carvalho, un presidente especialmente polémico al que le gusta sentarse en el banquillo con Jorge Jesús.

El Sporting será precisamente el último rival del Barça en el Camp Nou (5 diciembre). El calendario jugó a favor de los azulgrana, que acabarán la fase en casa y la empezarán también en su estadio contra la Juve (12 de septiembre), un partido especialmente esperado por los barcelonistas, “para saber cuál es verdaderamente nuestro potencial”, en palabras de los representantes del club en el sorteo de ayer en Mónaco.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información