Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Neymar desquicia al Barcelona

El club demanda al brasileño y después él se fotografía con Piqué y Messi en una imagen que expresa el distanciamiento entre junta y plantilla

Luis Suárez, Neymar y Messi. En vídeo, declaraciones de Josep Vives.

Aunque ya juega y golea en el PSG, Neymar no se acaba de ir del Barça ni de separarse del tridente que formó en el Camp Nou con Messi y Luis Suárez. Melancólico en la cancha, el argentino apareció ayer sonriente junto al brasileño y al uruguayo en una foto que el propio rosarino colgó en Instagram a las 19.09 horas, después que el club azulgrana anunciara que demandaba a Neymar. A la instantánea de Messi le siguieron una serie de imágenes más, divulgadas por Neymar y diferentes futbolistas azulgrana, que daban cuenta de la visita a Barcelona del brasileño y de Alves, y reproducían también el famoso tuit de Piqué con el “se queda” en referencia al exdelantero del Barcelona.

La serie fotográfica provocó multitud de interpretaciones y, casual o no, evidenció el distanciamiento entre la plantilla y la directiva en una jornada en que la entidad había expresado su contrariedad con la partida de Neymar.

A primera hora de la tarde, el Barça había anunciado a través de un comunicado enviado a la Federación Española de Fútbol la demanda que interpuso el pasado 11 de agosto contra Neymar en el Juzgado Social de Barcelona. La entidad pretende que el brasileño devuelva el pago correspondiente a su prima de renovación ya liquidada, de unos 21 millones de euros, por incumplimiento de contrato. Desde el club consideran que, tras la rescisión unilateral del acuerdo por parte de Neymar, el Barcelona queda eximido del pago total de la prima, que incluye la parte liquidada, y unos 26 millones de un segundo pago.

Daños y perjuicios

El Barça, además, pide al jugador 8,5 millones por daños y perjuicios, más un 10% en concepto de mora. En el mismo comunicado, en el que solicita a la Federación que traslade la demanda a la federación francesa y a la FIFA, el club reclama que el PSG asuma los pagos subsidiariamente en el caso de que Neymar no lo haga.

La incertidumbre que rodeó al equipo sobre el futuro del futbolista animó al Barcelona a reconsiderar sus obligaciones contractuales con Neymar, pactadas en su última renovación el pasado octubre. Entre ellas estaba el pago de 26 millones al brasileño el 31 de julio como segunda parte de su millonaria prima. Pero el club depositó tal cantidad en una notaría ante las pocas garantías de continuidad que ofrecía el futbolista. El objetivo era no perder también esos 26 millones, además del jugador. La rescisión del contrato, de cinco años de duración, justifica la actual demanda, según el club.

Las relaciones entre la junta directiva y el jugador se han roto con la misma facilidad que se rompió su vínculo contractual. El brasileño aseguró tras el partido contra el Toulouse: “Ellos no son gente que tiene que estar ahí. El Barça merece mucho más y todo el mundo lo sabe”.

El Barcelona justifica su decisión por la abrupta salida del delantero, tras haber firmado pocos meses antes su extensión contractual: “El FC Barcelona ha impulsado estas acciones en defensa de sus intereses, después de una rescisión unilateral del contrato instada por Neymar Jr, pocos meses después de la firma de su renovación hasta el año 2021. Esta defensa se ejercerá siguiendo siempre los procedimientos establecidos ante los organismos competentes”.

Se queda 😂🤙🏽 @3gerardpique

Una publicación compartida de Nj 🇧🇷 👻 neymarjr (@neymarjr) el

Los abogados de Neymar respondieron en un comunicado que presentarán su defensa ante la demanda azulgrana y recordaron que pelearán en los tribunales por la parte de la primera de renovación de 2016 que no ha sido abonada.

Se abre por tanto un nuevo contencioso judicial cuando todavía no se ha cerrado el denominado caso Neymar 2. El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata impuso el pasado 5 de mayo una fianza de 3,4 millones de euros a Josep Maria Bartomeu y a Sandro Rosell, y acordó la apertura de un juicio oral por estafa y corrupción entre particulares en su fichaje.

No fue aquella la única causa que obligó al Barcelona a pasar por el banquillo de los acusados. A finales de diciembre la misma Audiencia Nacional condenó al club azulgrana a pagar 5,5 de millones de euros, después de que el Barça aceptara un fraude fiscal de 13 millones por el caso Neymar 1. Bartomeu y Rosell salieron exonerados pero la entidad quedó marcada como culpable en una situación sin precedentes en sus 118 años de historia.

La estrategia de la directiva de Bartomeu siempre ha sido muy discutida desde que no supo precisar el costo del fichaje de Neymar procedente del Santos después de formalizar un contrato que fue considerado como una “chapuza”. Las fotos divulgadas ayer por algunos jugadores tampoco ayudan a la táctica de la junta después del fichaje del jugador por el PSG.

Acompañado de Alves, Neymar está de visita en Barcelona para celebrar el aniversario de su hijo y ayer se fotografió con alguno de sus excompañeros, como Piqué y Messi. La imagen causó un especial impacto, no solo porque refuerza la buena relación de distintos azulgrana con Neymar en un momento de litigio entre el club y el jugador, sino porque el argentino no ha firmado todavía su renovación.

La directiva y la plantilla son hoy dos líneas paralelas, como expresa el hecho de que el club anuncie el mismo día que Neymar está de fiesta en Barcelona con algunos amigos —hubo más jugadores y exjugadores barcelonistas que participaron y no posaron para ninguna foto— que el día 11 presentó una demanda contra el jugador y que el futbolista y Messi respondan con una foto del tridente. La actitud de los retratados se interpretó como un directo al mentón de Bartomeu, otra vez en fuera de juego.